Acampe nocturno por el reclamo de viviendas en General Pico

El martes hubo una protesta frente al municipio y en la casa del presidente del Ipav, Jorge Teves. Este miércoles se repitió frente al Club Ferro, y en horas de la madrugada de hoy se extendió al frente del municipio.

General Pico (Agencia) - Continúan los reclamos por las viviendas supuestamente mal preadjudicadas en la ciudad. Este miércoles hubo corte de calles y funcionarios del IPAV recibieron una gran número de denuncias formales, de las cuales se comprometieron a responder -al menos una parte- mañana viernes.

El grupo de mujeres autoconvocadas que el pasado martes escracharon la vivienda particular del presidente del IPAV, Jorge Tebes, pasaron la noche frente al Palacio Municipal y en horas de la mañana se dirigieron al salón de Ferro de Pico, donde quemaron gomas y cortaron las calles 17 y 102, hasta que fueron atendidas por los gerentes Rogelio Schanton y Héctor Corredera.

Anoche, decidieron acampar frente al municipio.

ipav pico 2

Los funcionarios del Instituto intentaron entrevistarse con cada una de las manifestantes para conocer en detalle lo que denunciaban, pero fue imposible. Las mujeres obligaron a Schanton y Corredera a participar de una asamblea donde enumeraron varios casos de supuestas irregularidades y les entregaron las denuncias formales que radicaron en la noche del martes.

Los ejemplos citados como supuestos beneficiados que no debieran ser adjudicatarios de una vivienda social se reiteran en cada entrega de viviendas: gente con propiedades, comerciantes de buen nivel económico, beneficiados por ser familiares de funcionarios y casas entregadas -o no- por “promesas políticas”.

“Le adjudicaron la casa y está de viaje en Miami, le avisaron por WhatsApp que le tocó la casa”, señaló una de las manifestantes. Otra denunció: “Le dieron la casa a gente que vive en el exterior y a otros que ya tienen casa, hay otro que tiene negocio y tiene quinta”.

Una de las mujeres reiteró uno de los argumentos que también se repiten en cada entrega: “Nosotros tenemos que hacer de detectives de ustedes, cuando ustedes tienen asistentes sociales, profesionales, un montón de gente para que se encargue de cada uno de los casos”.

adju

Mientras, otra joven se lamentaba: “Somos 11 en la casa de mi mamá y ninguna asistente social apareció para ver cómo vivimos. No comemos bien porque tenemos dos sueldos de planes”.

También advirtieron que en el listado “salió un documento de una piba de 18 años. ¿Se anotó a los 10 años? ¿Cuándo armaron la lista, no vieron el número de documento?”.
En la asamblea realizada en plena calle acusaron a una legisladora de “meter a toda la familia” y reiteraron la denuncia de destrato por parte de la responsable del IPAV en Pico, Olga Machesich.

Uno de los pocos hombres que participaba del reclamo recordó: “Nosotros estamos en una agrupación (política) que nos hicieron trabajar para las elecciones y nos prometieron que si les trabajábamos nos iban a dar la casa. No salimos en la lista, y el que nos dijo que nos iba a dar la casa desapareció junto con el que está atrás (por Corredera), que hoy sí está dando la cara”.

Con mucha paciencia, Schanton escuchó por largo tiempo a cada uno de los manifestantes, para luego indicarles: “Yo me comprometo a dar respuesta por cada denuncia, y si hay alguna que está mal preadjudicada, me comprometo a bajarla de la lista, la vamos a sacar de la preadjudicación”.

Y agregó: “Les tomo todas las denuncias y el viernes a la mañana les traigo una explicación de cada denuncia”. Los funcionarios recordaron también que fueron 1.400 personas las que estaban en condiciones de ser preadjudicatarios hasta 2012, mientras que en la actualidad el número asciende a 2.600.

El grupo de mujeres aseguró que volverá por las respuestas y advirtió que no abandonarán el reclamo.

Temas en esta nota: