Movilización feminista por un caso de violación

General Pico (Agencia) A pesar de la lluvia, pasadas las 11 de la mañana de ayer, alrededor de 20 mujeres se concentraron ayer en la plaza San Martín para respaldar y acompañar a la adolescente de 18 años que denunció haber sido violada el pasado sábado 7 de julio, caso por el cual hay un joven detenido. Se manifestaron también frente a la Comisaría Primera y aseguraron que continuarán marchando para pedir justicia “hasta el final”, porque consideran que “si hay intereses y plata de por medio, hay que presionar mucho más”.

Una veintena de manifestantes se acercó ayer cerca del mediodía hasta la plaza, a pesar de las adversas condiciones climáticas, para responder a la convocatoria de agrupaciones feministas en solidaridad con la joven denunciante.

Una de las militantes y referente de la izquierda en Pico, Ayelén Pilcic, explicó que “estuvimos discutiendo si se hacía, sabíamos que debíamos esta, sabíamos que íbamos a tener el acompañamiento más allá del día que teníamos, pero es el inicio, esta es la primera de las marchas que organizaremos para llevarle la solidaridad (a la víctima)”.

Y remarcó que el objetivo de la marcha fue “para que sepa que no está sola, porque va a ser una pelea muy difícil y muy dura para ella, pensamos que tiene que sentir que hay muchas mujeres y hombres también que se solidarizan con ella, y que vamos a pedir justicia hasta el final”.

Pilcic indicó que “sabemos que sufrió muchísima violencia, no solo la violencia inicial de la violación, sino también de las instituciones, que en ningún momento la acompañaron. También queremos denunciar y escrachar a cada uno de ellos que volvieron a revictimizarla, como es el caso de la y los policías, que no sabemos si los van a dejar o los van a echar, y los médicos que la dejaron ocho horas sin atender”.

La militante aclaró por otra parte que “las chicas de Las Tamboras estuvieron con ella, para que ella y la familia estuvieran de acuerdo con esto que estamos haciendo”.

Denunció también que la familia de la víctima “tuvo que conseguir y pagarse por su cuenta asistencia psicológica, no estaba teniendo ningún acompañamiento de ningún tipo”. Y remarcó: “la Justicia nos demuestra que tenemos motivos para no tener confianza y sabemos que, si hay intereses y plata de por medio, hay que presionar mucho más. Por eso al día de hoy sabíamos que teníamos que salir a la calle”.

E insistió: “La pelea se da en la calle, la presión que uno puede dar se da en la calle, se da mostrando la fuerza que tenemos para acompañar el proceso y que sepan desde el primer día que los estamos mirando con mucha desconfianza”.

María Ledesma, por su parte, explicó que “puntualmente lo que queremos que sepa (la denunciante), como cualquier otra víctima, que todas las organizaciones de mujeres independientes y los varones que nos pueden acompañar estamos con ella. Lo que hay que evitar es que haya violadores en la calle. Ayer fue ella, mañana puede ser una hija, una nieta, lo tenemos que evitar, porque para mí la Justicia es flojita con respecto a las violaciones”.

Temas en esta nota: