El gobierno abandona el mentado "gradualismo" y encabeza un achique al estilo tradicional. Tras las versiones sobre cambios de funcionarios e internas, subieron la tasa de interés al 40 por ciento y bajan el gasto todavía más. El ministro Dujovne aclaró: "no nos vamos a inmolar con una receta".