Stock vacuno bonaerense en el nivel más alto desde 2009

La actividad ganadera generó una importante recomposición del stock vacuno en el territorio bonaerense al crecer en marzo un 1,5% respecto del mismo período de 2018 y alcanzar así 19,1 millones de cabezas, el nivel más alto desde 2009.

Así lo informó el Ministerio de Agroindustria de la Provincia de Buenos Aires, a través de la Subsecretaría de Calidad Agroalimentaria, que también señaló que el stock bovino desde el año 2015 aumentó un 10,2%, sumando 1.773.565 nuevas cabezas.

Así Buenos Aires queda configurada como la principal provincia ganadera, con una recomposición del stock que ha sido muy significativa, "creciendo a un ritmo por encima del total país", se indicó.

Asimismo, el reporte destacó que las exportaciones de carne bovina a nivel país aumentaron en el 2018 un 77,8% hasta llegar a las 556 mil toneladas (res con hueso); el dato es clave para la Provincia que concentra cerca del 55% de este total.

"Esta situación confirma que el productor ha mejorado su eficiencia donde la relación ternero vaca pasó en 2015 de 72,1% a una relación del 75% en marzo 2019" aseguró el ministro de Agroindustria, Leonardo Sarquís.

Señaló además que el ganadero bonaerense "ha invertido para mantener o mejorar su posición ganadera respecto a otras actividades productivas, confirmando las buenas expectativas a pesar de una situación de coyuntura donde el financiamiento es una limitante en el contexto actual".

En ese marco, destacó el fomento de la simplificación de trámites con el Documento Único de Tránsito (DUT), que genera un ahorro importante para el sector pecuario, una baja en la alícuota de Ingresos Brutos y una agenda ganadera que –entre otras cosas- permitió elaborar un espacio de propuestas para los próximos cinco años.

Mientras que en cuanto a la actividad industrial, durante el 2018 la faena bovina en la Provincia alcanzó las 6,8 millones de cabezas faenadas, lo que implica un incremento significativo respecto de 2015.

En relación a la producción de carne, la evolución fue más positiva aún, ya que no sólo aumentó la cantidad de animales enviados a faena, sino también que el peso medio mejoró de los 219 kg/res en 2015 a 223,1 kg/res en 2018, para alcanzar las 1.529 toneladas (res con hueso).

El subsecretario del área, Sergio Robert precisó que "el incremento de la producción ha permitido reducir de manera significativa la capacidad ociosa de la industria frigorífica en la Provincia".
"Hacia el 2015 el 38% de la capacidad instalada en la industria frigorífica de la Provincia se encontraba ociosa, esta proporción se redujo año tras año, ubicándose en un 30% en 2018, lo que fue acompañado con apertura o reapertura de plantas", precisó.

Temas en esta nota: