Israel no pudo posarse en la Luna

La primera nave espacial interplanetaria no tripulada de Israel no pudo aterrizar en la Luna. A las 16.05 hora argentina, la sonda Beresheet comenzó las maniobras de descenso, pero no pudo completar su descenso.

Tras comenzar su maniobra final de aterrizaje a las 22:10 hora local, la aeronave no tripulada, de 585 kilos de peso y 1,5 metros, que costó alrededor de 100 millones de dólares, inició un proceso calificado por los ingenieros de la IAI como "un camino de no retorno", pero perdió su motor principal, se encaminó hacia un descenso incontrolado y no consiguió aterrizar.

Los ingenieros de la IAI, que controlaban y contemplaban el proceso de aterrizaje desde su base en Yehud (centro de Israel), comunicaron que la operación había fracasado ante un público expectante.

"Si no lo consigues, lo pruebas otra vez", declaró el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que se encontraba en la base aeroespacial, donde consoló a los ingenieros, que alegaron, con sentimientos encontrados de decepción y satisfacción, que pese a fracasar en el último momento, era un logro que la aeronave hubiera llegado a estar tan cerca de la Luna. Israel se convirtió el séptimo país en orbitar la Luna.

La nave se lanzó el último 21 de febrero por la noche en una misión lunar desde Cabo Cañaveral, en Florida, EEUU. Se trata del lander lunar robótico Bereshit que despegó sobre un cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX, iniciando un viaje de ocho semanas a la superficie de la Luna.

Tras pasar 47 días en el espacio, en un recorrido de 6,5 millones de kilómetros, la nave primero logró "atraparse" en la órbita lunar, un paso crítico en el camino a completar su objetivo final de aterrizar en la Luna.

De esta manera, Israel no pudo unirse al exclusivo club de países, que integran Estados Unidos, Rusia y China, que han enviado naves espaciales a la superficie del vecino más cercano de la Tierra. La nave espacial fue nombrada Beresheet, la palabra hebrea para "principio" y Génesis, el primer libro del Antiguo Testamento.

La misión de la Luna, encabezada por la organización sin fines de lucro SpaceIL, aunque falló, está destinada a aumentar el orgullo nacional y crear un "efecto Apolo", para inspirar a las generaciones futuras a realizar estudios en los campos de la ciencia y la tecnología.

El término fue acuñado después de que los primeros humanos aterrizaran en la Luna en 1969, lo que provocó un aumento del interés por la ciencia en la década de 1970.

Temas en esta nota: