Murió otra joven que se hizo un aborto clandestino

Había ingresado a la guardia de un hospital del conurbano bonaerense el domingo, donde le practicaron una histerectomía de urgencia y quedó internada en grave estado. Tenía un hijo de dos años.

Murió la joven de 24 años que había sido internada en grave estado tras realizarse un aborto clandestino. Había ingresado a la guardia de un hospital bonaerense de zona norte el domingo, donde le practicaron una histerectomía de urgencia. A pesar de perder el útero, la mujer que tenía un hijo de dos años no sobrevivió. El Senado rechazó el miércoles pasado la legalización del aborto y decidió que su práctica continuara en la clandestinidad.

La información -señala el diario Página/12- fue confirmada por la presidenta del Observatorio Ni Una Menos y coordinadora de la agrupación MuMaLa, Raquel Vivanco. “Murió Liz, la joven de 24 años que ingresó a una guardia de un hospital bonaerense luego de un aborto clandestino. Este es el resultado de la votación en el Senado. No les importa la vida de las mujeres. Aborto Legal o aborto clandestino esa es la discusión”, escribió en su cuenta de Twitter.

El caso de Liz –que no es el verdadero nombre de la joven- fue dado a conocer ayer por la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir, una agrupación conformada por médicos y profesionales de la salud a favor del aborto legal. “Con 24 años y dos hijxs se encuentra internada peleando por su vida”, habían informado ayer en un comunicado donde también recordaron que “la gobernadora de la provincia, María Eugenia Vidal, dijo que la aliviaría que el aborto siga siendo clandestino”.

“La clandestinidad es esto, gobernadora, es lo que están viviendo esta mujer y su familia”, sostuvieron los profesionales de la Red cuando aún la joven peleaba por su vida. “La clandestinidad enfrenta a las personas gestantes a riesgos reales para su salud (...) vemos enfrente de nuestros ojos cuáles son los costos de votar en contra del aborto legal, seguro y gratuito. ¿Todavía queda alguna duda de que la clandestinidad pone en riesgo la salud de las mujeres y personas gestantes? ¿Todavía queda alguna duda de que tenemos que dar una respuesta desde el sistema de salud?”, seguía la denuncia de los médicos.

En las redes sociales, los usuarios compartieron la triste noticia con el hashtag #ElSenadoEsResponsable por rechazar por 38 votos contra 31 el proyecto que ya contaba con media sanción y proponía la interrupción voluntaria del embarazo. Muchos también le compartieron en Twitter la noticia a la vicepresienta Gabriela Michetti que festejó le resultado de la votación con un “¡vamos todavía!”.

En las audiencias informativas donde se debatió el proyecto durante cuatro meses, el propio ministro de Salud confirmó la grave realidad de los abortos clandestinos. Según Rubinstein, en el país se realizan 354.627 abortos al año, 984 al día, 41 por hora. Producto de las complicaciones de esos abortos unas 70.200 mujeres deben ser hospitalizadas algo que con la legalización se reduciría drásticamente a 1.445 internaciones, según detalló el funcionario. La legalización haría que las muertes por abortos inseguros pasen a ser un 92 por ciento menos.

Un día antes de que el Senado tratara el proyecto por aborto legal, que finalmente fue vetado, otra mujer, de 34 años, era internada en Mendoza con una hemorragia, fiebre y una avanzada infección. También debieron extirparle el útero. El domingo anterior se conocía la muerte de Liliana Herrera, de 22 años, en Santiago del Estero, también víctima de un aborto clandestino.

Temas en esta nota: