Tras la aprobación, Carrió lanzó amenazas sobre "romper" Cambiemos

La diputada y líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, amenazó hoy con "romper" el frente Cambiemos, visiblemente ofuscada por el resultado favorable al proyecto que plantea la despenalización del aborto en la Cámara baja.

La legisladora no había participado de las más de 22 horas de discusión, pero arribó al recinto poco antes de la votación, para expresarse en contra.

"Quiero dar una explicación porque represento a una parte de la sociedad que me ha votado. No he hablado para preservar la unidad de Cambiemos", aseguró Carrió, tras la aprobación en general de la norma por 129 positivos, 125 negativos y una abstención.

Según supo NA, la dirigente oficialista no tenía previsto hablar en el recinto, pero al estar allí cambió de opinión y le pidió la palabra al presidente de la Cámara, Emilio Monzó.

Su intervención generó abucheos de diputados de distintas bancadas, que se quejaron de que no había estado presente en el debate y que tras la votación se le permitía hacer uso de la palabra.
Instantes después, cuando el diputado del PRO Daniel Lipovetzky comenzó a leer los artículos del proyecto para el tratamiento en particular, la líder de la CC lanzó advertencias sobre sus compañeros de interbloque.

"Que le quede claro a todos. Que le quede claro a todo Cambiemos. La próxima rompo", recalcó Carrió fuera de micrófono, ubicada justo detrás de Lipovetzky, uno de los impulsores del proyecto.

Y agregó: "Es el último esfuerzo que hago para preservar la unidad".

Acto seguido, se levantó de la banca y emprendió la retirada, no sin antes darse vuelta hacia los legisladores kirchneristas, tirarles besos y asegurar: "Ya les gané".

Este martes, mientras el debate tenía lugar en el recinto, Carrió había subido una foto de una capilla a su cuenta de Twitter y asegurado: "No es necesario hablar, sólo la oración que es la debilidad de Dios y el poder de los hombres".

Horas después, en los pasillos del Congreso, tuvo un contacto con la prensa y consideró que el debate era "trivial" y no "histórico" como había sido catalogado por otros integrantes de su bancada.

"Si la mujer es propietaria de su cuerpo, entonces hombres y mujeres pueden vender partes de su cuerpos", evaluó Carrió, al hablar de los órganos.

Al ser consultada sobre si estaba al tanto de que "las mujeres mueren" en abortos clandestinos, dijo que sí lo sabía, pero iba a votar en contra "y con eso basta".

 

 

Temas en esta nota: