El acusado huyó de la provincia y lo declararon en rebeldía. Luego fue atrapado en Río Negro. Al final hubo un arreglo en juicio abreviado, con aval de la madre de la víctima (la denuncia no la hizo ella, sino una docente). Además, lo acusan por otro abuso, en perjuicio de un nene de 10 años.