Un largo conflicto de trabajadores públicos de la provincia sureña derivó en una represión estatal, luego de que el gobierno no atendiera reclamos. ATE, UTELPa y otras organizaciones gremiales rechazan esa ofensiva, como también los masivos despidos en la Agencia Télam.