Tras la última devaluación, se acentuó la inquietud en las cooperativas, porque temen que los asociados no puedan pagar. El presidente de la CPE Alfredo Carrascal ni siquiera descarta “otro garrotazo antes de octubre”. “Cuesta imaginarse cómo van a hacer los industriales y los grandes comercios”, advirtió.