Los ganadores, perdedores y no tanto

Un análisis, con opinión mediante, de lo que dejaron las PASO en La Pampa.

CARLOS VERNA. La PASO es la frutilla del postre de un proceso en el que el gobernador decidió ser actor principal hace tiempo. El alineamiento con sectores peronistas a los que había sido refractario, y puntualmente la sociedad con el kirchnerismo, le reportó tres éxitos electorales al hilo. Si su salud sigue en mejoría, un nuevo escenario lo posiciona necesariamente como un dirigente de consulta nacional, que tiene para mostrar que mientras otros se hacían los distraídos o tomaban distancia, él elegía un alineamiento que hasta puede ser contradictoria con su propia trayectoria, pero que en esta etapa fue de clara confrontación con el proyecto neoliberal.

PÉREZ ARAUJO-BESGA. La fórmula del peronismo arrancó con algo de viento en contra porque se trataba de dos dirigentes desconocidos para gran parte de la población. Pero recorriendo la provincia, con tarea incansable y presupuesto a mano, se posicionaron como ganadores y mostraron empatía para recorrer un mismo rumbo y sostener un discurso unificado. Son jóvenes y se les abre un panorama de consideración en la política vernácula.

MARTÍN BERHONGARAY. Le tocó bailar con la más fea, como parte de una alianza cuyos integrantes se miran con desconfianza y se repelen más de lo que se comprenden y protegen. Así y todo, sostuvo un porcentaje digno, que permite analizar como lógico que sostendrá para el radicalismo una banca nacional. Ir en una boleta encabezada por Mauricio Macri -quedó demostrado en la elección de ayer- no era lo mejor que podía ocurrirle.

EL PRO. El macrismo desapareció de una campaña extraña. El “aporte” a la lista fue la candidatura de Adriana Leher, como una cara visible del PRO. Pero no ganó ni en su localidad de origien, donde en mayo la alianza sí había ganado la Intendencia, aunque con un candidato radical. Los líderes del espacio, Carlos Mac Allister y Martín Maquieyra, asoman deslucidos y debilitados.

LUIS SOLANA. Sostuvo un lugar digno para su espacio y para el Socialismo, el desempeño en La Pampa fue equivalente al de Roberto Lavagna en todo el país. El Socialismo y el espacio Consenso Federal quedaron golpeados por la polarización, tanto en las provinciales de mayo como en estas PASO, pero los votos cosechados no muestran su desaparición en el mapa electoral, ni mucho menos. Y más aun: es probable que algunos referentes del radicalismo extrañen una alianza en esos términos.

LA IZQUIERDA. El Frente de Izquierda logró el objetivo de llegar al 1,5% de los votos emitidos, lo que le permitirá estar en la línea de largada en octubre, pero la verdad es que la cosecha electoral fue escasa, muy por debajo -por ejemplo- de los votos en blanco que hubo en la provincia. Peor todavía le fue al Nuevo MAS y Ayelén Pilcic, que quedaron fuera de la competencia de octubre.

Temas en esta nota: