El pirómano ya agotó una suspensión de juicio a prueba por “amenazas”

El caso del taller quemado está en manos de la fiscala Cecilia Molinari. Hoy empezarán con el trámite de la apertura del celular secuestrado a Fernando Calvo (foto), donde la Justicia espera encontrar más pruebas para incorporar a la causa.

Fernando Calvo, dueño de la empresa Remolques Pampa y acusado de haber quemado dos camionetas y un taller mecánico en forma intencional, tiene un frente judicial complicado.

De acuerdo a lo que pudo saber El Diario, el hombre ya agotó una suspensión de juicio a prueba en el año 2015 por “amenazas” a las mismas víctimas: el dueño del taller, su esposa y sus hijas. Según establece el Código Penal, Calvo no puede hacer uso de ese beneficio, conocido también como “probation”, hasta dentro de 10 años.

El artículo 76 bis del CP establece: “El imputado de un delito de acción pública reprimido con pena de reclusión o prisión cuyo máximo no exceda de tres años, podrá solicitar la suspensión del juicio a prueba”.

¿Qué significa esto? Permite que un proceso penal, aun sin sentencia, sea suspendido bajo condición de que el procesado lleve adelante determinadas reglas de conducta, que una vez cumplidas lo exime del delito cometido.

El caso está en manos de la fiscala Cecilia Molinari. Este diario también pudo saber que hoy, a primera hora de la mañana, empezarán los trámites ante la División de Análisis de Telecomunicaciones de la Policía de La Pampa para la apertura del teléfono del acusado.

La Justicia, a partir del trabajo que realice la DAT, espera encontrar más pruebas que vinculen a Calvo con el ataque incendiario. “Depende de qué tipo de teléfono se trate y de la cantidad de información que tenga... pero no creo que se demore más de esta semana en tener todos los datos a manos”, confió una fuente vinculada a la investigación.

Prisión preventiva
para el pirómano

Durante la audiencia de formalización, que se concretó el viernes pasado, el juez Daniel Ralli dictó la prisión preventiva para Calvo por el transcurso de 30 días por el delito de incendio (artículo 186, inciso 1 del Código Penal), que tiene una pena de tres años de prisión como mínimo. La investigación del hecho dio un giro inesperado ya que, inicialmente, se creía que el incendio había sido originado por un desperfecto eléctrico. Sin embargo, las pericias preliminares y las imágenes de una cámara de seguridad determinaron que se trató de un hecho intencional. El video puede verse desde ayer en www.eldiariodelapampa.com.ar.

La Brigada de Investigaciones y la Seccional Sexta detuvieron el viernes a la mañana a Calvo y lo acusaron de ser el autor del atentado incendiario contra el taller mecánico en el que se quemaron dos camionetas Toyota y el edificio sufrió importantes daños. Además, se puso en riesgo la vida de la familia que vive en esa propiedad, que a la hora en que se produjo el ataque estaba durmiendo.

Durante el mismo operativo, además de la detención del principal sospechoso, los efectivos secuestraron elementos de prueba como ropa con signos de haber sido expuesta a altas temperaturas y un cuello similar al utilizado por el perpetrador para tratar de taparse la cara.

El hecho ocurrió alrededor de las 4 de la madrugada del jueves de la semana pasada en la calle Borges 225, entre Quemú Quemú y Catriló, en la zona de quintas lindera a la avenida Perón. En ese lugar está el taller mecánico de Mauricio Panza. A esa hora una persona prendió fuego dos camionetas, parte del taller, 300 colmenas y rollos de pasto.

Los bomberos llegaron rápidamente al lugar y evitaron que el incendio destrozara toda la propiedad.

Temas en esta nota: