Portezuelo: Bereciartua admite que la postura de La Pampa “es genuina”

El funcionario nacional hizo declaraciones a una radio mendocina, luego del encuentro del COIRCO realizado el jueves de la semana pasada.

El secretario de Infraestructura y Política Hídrica nacional, Pablo Bereciartua, reconoció que la postura de rechazo que mantiene La Pampa con la represa hidroeléctrica Portezuelo del Viento “es genuina”.

El funcionario nacional hizo declaraciones a FM Vos (91.5), de San Rafael, Mendoza, donde destacó que “hay que garantizar que funcionen las instituciones en esta Argentina” y que “en ese marco por supuesto que puede haber disensos”.

Allí fue donde admitió que “es genuino que La Pampa tome su postura, pero siempre dejando en claro que desde un inicio, en el diálogo que se planteó entre el presidente Macri y el gobernador Carlos Verna, del cual fui testigo, se acordó que estos eran los dos requisitos necesarios para poder llevar adelante el proyecto”.

“La Nación ha supervisado para que se cumpla y ha financiado este estudio de impacto ambiental con dos universidades fuera de la cuenca, lo importante es que funcionan las instituciones en Argentina”, insistió.

COIRCO

El jueves de la semana pasada se reunieron los cinco gobernadores de las provincias que integran el comité de la cuenca donde se emplazará en el futuro la presa Portezuelo del Viento.

En el encuentro se aprobó, con la oposición del mandatario pampeano, un estudio de impacto ambiental para realizar la obra.

Durante la reunión se tomó conocimiento de la documentación elevada por el Comité Ejecutivo referida al estudio de impacto ambiental y a las normas de manejo de la presa.

En relación a este punto, el gobernador Verna planteó que debe ponerse a consideración del Consejo de Gobierno y ser aprobada por los gobernadores.

Luego de una discusión, los mandatarios de Buenos Aires, Río Negro, Neuquén y Mendoza manifestaron que no era necesario porque solo se ponía en conocimiento el documento. No obstante ello, La Pampa dejó plantado el diferendo y le solicitó al ministro Frigerio que active el mecanismo de resolución de conflictos que establece COIRCO que, en definitiva, termina en el laudo presidencial.

Frigerio encabezó el encuentro, del que participaron además de Verna los mandatarios de: Buenos Aires, María Eugenia Vidal; de Mendoza, Alfredo Cornejo; Río Negro, Alberto Weretilneck; y Neuquén, Omar Gutiérrez.

La obra de Portezuelo del Viento está proyectada sobre el río Grande, en territorio de Mendoza. Es uno de los afluentes del río Colorado. Es una represa hidroeléctrica y de regulación de caudal. Tiene un costo de 522 millones de dólares, con un murallón de 150 metros y una longitud de 500 metros. Está proyectada para producir 210 megavatios, aunque La Pampa asegura que no superará los 90 megavatios. Mendoza y Nación iniciaron el proceso de licitación el año pasado pero, por ahora, no hay financiamiento.

El procurador general de Rentas de la Provincia, Hernán Pérez Araujo, fue otra de las voces críticas luego del encuentro: aseveró que entre el Gobierno mendocino y Nación “pagaron y después apuraron un estudio de impacto ambiental que es insuficiente” para avanzar con la obra.

“Un proyecto bueno
para Argentina”

La visión de Bereciartua sobre el último encuentro de COIRCO fue muy diferentes a la de los funcionarios pampeanos. “Fue una reunión muy importante, con asistencia completa de los cinco gobernadores. Los representantes de la comisión ejecutiva de Coirco elevaron al consejo los informes finales aprobados que se habían pedido como parte del laudo que hizo el presidente Mauricio Macri”, sostuvo en esas mismas declaraciones radiales.

Bereciartua evaluó que Portezuelo “es un proyecto bueno para Argentina y representa la necesidad que tenemos en muchas regiones de sumar capacidad de regulación en el territorio para adaptarnos a la variabilidad del clima y poder desarrollar estas áreas y garantizar la vida, la producción y competitividad en esta parte de Argentina”.

Recordó que “es un laudo histórico el de enero de 2018 de Mauricio Macri, por primera vez en 40 años de Coirco fue necesario un laudo del presidente que permita definir si este proyecto debe ser hecho o no, consultó cómo debe ser a las cinco provincias, se recibieron los informes técnicos y emitió un laudo que puso dos condiciones principales. Estos dos informes que se presentaron en la reunión, uno las reglas para el manejo y llenado del agua en el embalse, y el otro el estudio de impacto ambiental extendido para toda la cuenca, fueron aprobados por el comité ejecutivo y elevados al consejo de gobierno en la reunión de la semana pasada”.

Sobre las objeciones de La Pampa, dijo que “hay que garantizar que funcionen las instituciones en esta Argentina, donde volvemos a ratificar la importancia de la democracia, de la república, lo que estamos llevando adelante es histórico, es cumplir con las instituciones y en ese marco por supuesto que puede haber disensos, es genuino que La Pampa tome su postura pero siempre dejando en claro que desde un inicio, en el diálogo que se planteó entre el presidente Macri y el gobernador Carlos Verna, del cual fui testigo, se acordó que estos eran los dos requisitos necesarios para poder llevar adelante el proyecto. La Nación ha supervisado para que se cumpla y ha financiado este estudio de impacto ambiental con dos universidades fuera de la cuenca, lo importante es que funcionan las instituciones en Argentina”.

Temas en esta nota: