Trabajadores de Calzar, en estado de “desesperación”

Trabajadoras y trabajadores despedidos de Calzar ya se sienten en un estado de “desesperación” porque notan que el dinero de la indemnización se les va de las manos y no consiguen una nueva fuente laboral. Esa descripción hizo el secretario de la Asociación Obrera Textil, Nerio Medina.

El dirigente gremial trazó un oscuro panorama para quienes padecen esa situación y para quienes se desempeñan en el sector laboral textil en general: dijo que se perdieron nada menos que 12 mil puestos de trabajo.

Medina reveló que “la situación de los compañeros no es la mejor porque ahora entra la desesperación al no encontrar un trabajo genuino. Ellos estaban acostumbrados a tener la dignidad del trabajo, la cultura del trabajo”.

“Hoy cuando cada compañero nota que la indemnización se está yendo, golpea puertas y no encuentra trabajo, entra en una desesperación que es lógica”, añadió el dirigente.

Los despidos masivos en Calzar se concretaron el año pasado, como consecuencia -en parte- de las políticas nacionales. Frente a ese drama, el director regional de la Secretaría de Trabajo de la Nación, Luis Alejandro Bertone, apenas dijo: “Así funciona, el Estado no tiene herramientas para conseguirles trabajo a los ciudadanos”.

Según Bertone, “ni el Estado Nacional, ni el Estado Provincial, ni ningún Estado del mundo puede conseguirles trabajo a sus habitantes. Es cada uno de los ciudadanos quien debe salir a buscar y ofrecer sus servicios para trabajar”.

Medina, ahora, remarcó que “los compañeros han decidido agruparse y los hemos acompañado desde el gremio. Están golpeando las puertas de todo el arco político de Santa Rosa, para encontrar una respuesta, para encontrar propuestas, para poder insertarse en el mercado laboral”.

Medina explicó que “la última tanda de despedidos son compañeros de 44 a 54 años de edad con casi todos los aportes hechos, lejísimos de la jubilación y fuera del sistema laboral En la situación que está el país si no encuentran trabajo los jóvenes menos chances tienen estas personas que han pasado la barrera de los 40 años”.

“El impacto que causaron los despidos de la fábrica Alpargatas en Santa Rosa afectó muchísimo el porcentaje de desocupación. A través de los despidos hubo muchas personas que comían de eso, de manera indirecta: niñeras, albañil, plomero. Hoy el compañero que no tiene ese trabajo realmente lo siente muchísimo”, completó.

Temas en esta nota: