Violencia de género: hubo 1.120 denuncias, pero solo 117 sentencias

Liliana Robledo: “cuando se toma la decisión de hacer una denuncia, el camino posterior es aún más tormentoso”.

De 1.120 denuncias sobre violencia de género que hubo durante el año pasado, apenas se conocieron 117 sentencias. Es decir que unas 800 causas terminaron en el archivo, aun con el esfuerzo personal que significa para una víctima de este tipo de delitos someterse a los pasos burocráticos del Poder Judicial.

La secretaria de la Mujer Liliana Robledo fue crítica respecto del rol del Poder Judicial y advirtió que para una víctima “una vez que se toma la decisión de llevar a cabo una denuncia, el camino posterior es aún más tormentoso”.

Así se reveló al presentarse el Boletín Estadístico del Observatorio de la Mujer 2018. Se establece como un documento que refleja la realidad de las mujeres de la provincia y que procura contribuir en el diseño de políticas públicas en materia de violencia de género.

Fue en el marco del 7° Encuentro provincial de áreas de la Mujer.

A partir de datos recabados a través de herramientas de recolección de la Secretaría de la Mujer y de diversos organismos que abordan problemáticas de género, el Boletín Estadístico apunta a dar a conocer la realidad de las mujeres de la provincia.

Archivo “preocupante”

Robledo, en compañía de referentes de su gabinete, informó que los datos pretenden contribuir a delinear políticas públicas: “tenemos datos estadísticos en cuanto a las denuncias de violencia de género y la gran cantidad de denuncias archivadas”.

Insistió en que “es preocupante cuando uno ve los números. Sobre 1.120 denuncias, tenemos casi 800 archivadas y alrededor de 100 sentencias. Este año tenemos mayor cantidad de denuncias archivadas, aunque comparativamente con el Boletín anterior se mantiene el promedio”, especificó.

Sobre esa situación, la funcionaria mostró inquietud: “son mujeres que vuelven a la ruta crítica de la violencia. Esto se debe al cansancio que atraviesa una víctima que tiene que recorrer los pasillos de la Justicia”.

“Una vez que se toma la decisión de llevar a cabo una denuncia, el camino posterior es aún más tormentoso”, advirtió.

“Frente a esto, nosotras, desde la Secretaría, estamos realizando varias charlas con gente de la Justicia. Se protocolizó desde años anteriores esto de sacar de manera inmediata al victimario del hogar”, indicó.

Robledo comentó que “esto lleva un proceso que es rápido, se ha trabajado bien con la Justicia en este sentido. Necesitamos trabajar aún muchos más, necesitamos generar una sentencia rápida. Los tiempos los vemos reflejados en los números: existen 117 sentencias sobre 1.200 denuncias. Algo estamos haciendo mal”, aseveró.

En otro orden, acerca de la Ley Micaela -que permitirá el acceso a un beneficio estatal por parte de quienes sean hijos e hijas de madres víctimas de violencia de género- sostuvo que, es “una gran propuesta” ya que “permitirá que se cuente con perspectiva de género en todos los organismos públicos”.

“La intención es que también los funcionarios públicos tengan empatía, cuando una víctima sufre violencia de género. Esto tiene que ver con el sistema patriarcal que nos caracteriza como sociedad. Sobre esto hay mucho que trabajar. Vamos a seguir acentuando el trabajo con fiscales y en el interior del ámbito judicial”, sintetizó.

Sin embargo, la funcionaria diferenció la situación en las localidades del interior de nuestra provincia. Consideró: “la verdad es que en los pueblos se trabaja mucho más con la temática y se aceleran muchos más las situaciones de denuncias”, concluyó.

 

Temas en esta nota: