El conmocionante relato y pedido de una de las nietas abusada por un empresario

El empresario y constructor Elbio Hugo Eyheramono (75) abusó de cuatro nietas. Una de ellas, Macarena Eyheramono (22) realizó un conmovedor relato de las redes sociales. Estaba en un geriátrico y después del escrache de su familia, la justicia lo envió a una cárcel común.

Maca Eyheramono publicó su relato el viernes 14 de diciembre. Ese mismo día, la jueza Florencia Maza resolvió que Eyheramono -75, un importante empresario de la construcción y productor agropecuario- pasara a cumplir su prisión preventiva en una cárcel común: hasta ese día estuvo en un lujoso geriátrico.

Macarena (22) cuenta las prácticas perversas a las que la sometía su abuelo, y lo difícil que es para una víctima decirlo a su familia. Los abusos se produjeron entre los 5 y los 11 años, según revelaron las mujeres. También abusó de una hermana de 14 años y de otras dos primas que hoy tienen 5 y 6 años.

Pero el relato de Macarena es un grito de justicia, pero a la vez revela cómo una víctima puede romper el círculo de silencio para descargar sobre su victimario todo lo que la dañó. Y cómo soporta una marca que carga hasta estos días. Cuenta que lucha por ser feliz, pero confiesa: “Todos los días siendo más fuerte, todos los días aceptando que esto me pasó a mí y tengo que seguir para ser feliz. Semanas buenas y semanas malas. Días de risa interminables, días de llanto interminables”.

Macarena puso el hashtag #MiraComoNosPonemos, lanzado por Actrices Argentinas al denunciar públicamente con la actriz Thelma Fardín la violación que sufrió por parte del actor Juan Darthés.

Claudia Eyheramono, hija del abusador pidió la cárcel para su "ex papá", como lo llama a Elbio Eyheramono.

Además, otra nieta, D.M.,  cuenta su experiencia.

El relato de Maca Eyheramono

“Hoy decido contarlo, realmente me aterra hacerlo. Siento lástima, asco y angustia.

En su mometno sentí miedo, ese miedo espantoso que no se puede soportar, ese que te hace temblar por dentro, ese que duele y rompe al medio.
Sin embargo seguí, seguí porque estaba con mi familia, seguí porque era mi abuelo seguí, porque “perdoné”, seguí porque me pasó de muy chica y pensaba que era lo correcto.

Hoy digo que no, que abusó de mí, que me manipuló, que entró en mi cabeza, para nunca más irse, no dejarme en paz.

Él abusó de mí, el me tocó por abajo y por arriba de la ropa, me hacía desfilar para él, me hacía hacer striptease y como si fuera su modelo, su puta.
Tenía que ver como acababa, tenia que acostarme con él sin ropa.

Lo odio, me genera rechazo, me genera asco, le escupiría la cara una y mil veces, “es un juego”, “es normal, soy tu abuelo no pasa nada".

Y si la verdad que si pasaba, la verdad que me dolía, la verdad que me estaba muriendo por dentro, no podía soportar más.

Lo tapé, lo dejé muy adentro de mí, sin dejarlo salir, sin que nadie, lo supiera peléas, malas relaciones, y enojos era lo única que me acercaba a él, era obvo no?”.

Nadie se daba cuenta y ahí me quedé con todo adentro. Hoy puedo largarlo y estaría horas contando lo que pasó porque fueron años, muchos de mi tormento, muchos en lo que por favor no me dejen sola con él, pero si decía eso..me iban a preguntar porqué? Y qué iba a contestar? ¿Que mi abuelo abusaba de mí? Quién iba a creerme?

Duele, angustia, y dan ganas de romper todo, se caen las lágrimas sin siquiera hacer una mínima fuerza altera y desordena todo. Caga y destruye vidas.

Pero el ahí sigue como si todo fuera normal, como si no fuera espantoso y asqueroso lo que hizo.

El está así y acá estoy yo. Todos los días siendo más fuerte, todos los días aceptando que esto me pasó a mí y tengo que seguir para ser feliz.
Semanas buenas y semanas malas. Días de risa interminables, días de llanto interminables.
Pero se puede! Al macho, facho, escracho.  Ojalá no puedas con tu vida, pero yo si voy a poder con la mía”.

Otra nieta

Otra nieta, D.M. también relató los abusos de su abuelo y lo “escrachó” en las redes sociales.
“Me llamo D.M. y quiero contar que Elbio Eyheramono manipuló y abuso en repetidas ocasiones de sus cuatro nietas, incluyéndome
Desde los 6 años sufría abuso de mi ‘abuelo’ haciéndome creer que todo era un juego, me manipuló todo lo que pudo al igual que a mis primas durante muchos años.

Aprovechaba todas las ocasiones para tocarme, no respetaba un “no” como respuesta, se enojaba si lo trataba mal cuando esto sucedía y me pedía que no le cuente a nadie, además de los roces y manoseos, me colocaba mi mano en su bulto y me hacía sentir su erección, me trataba como si fuera su novia cuando yo lo único que quería era irme de esa situación horrible.

Pero lo que más me duele es que también hizo esto con mis primas de 22, 6 y 5 años.
Conmigo duró desde los 6 hasta los 11, todavía no está preco pero está en un geriátrico llamado El Remanso de Santa Rosa.
Este asco de ser humano no merece estar ahí,...sino en la cárcel pagano todos los daños que nos provocó sicológicamente, que hasta el día de hoy sigue siendo un problema en mi vida cotidiana me perturba el hecho de que esté tranquilo y viva con lujos, y nosotras con un nudo en la garganta por estar tanto tiempo calladas.
Pido que esto ser para que el pague lo que nos hizo y para que nadie más le suceda”.

Temas en esta nota: