Intentan estafar a jubilados con llamadas telefónicas engañosas

En las últimas semanas varios vecinos de Santa Rosa recibieron llamados telefónicos de falsos escribanos de ANSES que intentaron estafar a jubilados con la promesa de cobrar la reparación histórica.

Los jubilados recibieron el llamado de una persona que se presente como escribano habilitado por el ANSES, se presenta como “Sebastián Bermudez”, les informa que han sido beneficiarios de la Reparación Histórica por montos que varían entre 20, 50 y hasta 70 mil pesos. Pero les aclara que para acceder al mismo deberán realizar un depósito de inmediato en una caja de ahorro. Luego les solicita al beneficiario que concurra a un cajero con un teléfono celular para guiarlo en el trámite.

En uno de los casos, el estafador llamó a la vivienda de una jubilada de la ciudad. El llamado lo atendió su hijo. “Se identificó como Sebastián Bermudez, escribano de Anses de nación. Dijo que mi mamá era beneficiaria de la reparación histórica. Que tenía un retroactivo por cobrar de 69.900 pesos y que le correspondían 5.800 pesos por mes”, contó el vecino a El Diario.

estafa

Le pidieron el número de celular y el pidieron si se podía hacercar a un cajero automático a hacer una transferencia para corroborar la cuenta. El vecino que habló con El Diario dijo que desde un principio sospechó que se trataba de un engaño. Pero que continuó con el “trámite” hasta que en el cajero les preguntó porque tenía que transferir dinero a la cuenta de Pucheta, Pablo Rodrigo y no a una de Anses. “Cuando le pregunté me cortaron la comunicación”, dijo.

Advertencias

La Unidad Fiscal para la Investigación de Delitos de la Seguridad Social (UFISES) advirtió, en el marco de sus funciones, la aparición y reiteración en distintas jurisdicciones del país de estafas por vía telefónica destinadas a perjudicar a jubilados y pensionados. Quienes llevan adelante la maniobra realizan llamados simulando ser agentes de la ANSES y solicitan sumas de dinero, a cambio de agilizar trámites y/o “cobrar adelantos” vinculados al Programa Nacional de Reparación Histórica.

La unidad fiscal especializada detectó que, en muchos casos, los victimarios le encomiendan al jubilado o jubilada que se dirija hacia un cajero automático con un teléfono celular para no cortar la comunicación, y una vez allí le indican cómo realizar una trasferencia bancaria a una cuenta determinada. Si los fondos de las cuentas de los damnificados no son suficientes, se los compele a la extracción de un crédito pre-aprobado -también a través del cajero- para su posterior transferencia a la cuenta bancaria suministrada por el estafador.

Temas en esta nota: