Confirmaron la paralización de la obra de cloacas en el Butaló

Tal como adelantó El Diario, el tema fue tratado este lunes durante la reunión de la Comisión Especial en el Concejo Deliberante.

Los vecinos del barrio Butaló expresaron su queja por el parate que tiene la obra de cloacas. Una vecina que tiene una despensa allí fue testigo de la paralización de la obra, lo que le trajo un enorme perjuicio por el corte de la calle.

El tema fue analizado este lunes en la comisión de seguimiento de la obra del barrio Butaló, que se reunió a las  9:30 horas en el Concejo Deliberante de Santa Rosa. Uno de los citados por la comisión fue el expresidente de la comisión del barrio Walter Bernal.

En los últimos 15 días hubo un notorio parate en el ritmo de la obra. Y en la última semana prácticamente la inactividad fue total por parte de la empresa Fernández, adjudicataria de la misma.

La comisión de seguimiento estuvo presente el último viernes para escuchar a Marisa, quien atiende una despensa del barrio -“Lo de Marisa”-, ubicada en la calle Macachín entre Santiago Álvarez y Vialidad Nacional.

2a

Marisa le contó a El Diario que “el problema es que me estoy fundiendo. No tengo problema con el corte, que es para arreglar la calle. Pero hace 15 días que casi no hacen nada”.

Explicó que “primero se fue el 50% de las máquinas y el personal. Pero desde el jueves de la semana anterior no hay nadie. Por lo que me dijeron, se fueron a atender otra obra. Pero en ese tiempo solo hicieron tres conexiones domiciliarias: los chicos que estaban no saben mucho del trabajo”.

Marisa es testigo de los movimientos y de la situación de la obra. “Es un peligro porque hay un enorme pozo en Macachín y Vialidad que solo está rodeado de un alambre”. Dijo que es un peligro.

La despensera le pidió a la concejala Claudia Giorgis que le pida a la empresa la apertura de la calle. “El viernes le dijeron que al mediodía iban a abrir la calle. Pero no le dieron bolilla. La concejala estuvo acá, pero no le hicieron caso ni a ella”.

Los trabajos empezaron en la calle Macachín entre Unanue e Ibarbourou. Eso se hizo a buen ritmo. Pero desde hace 15 días hubo una parálisis. Falta la conexión en esa cuadra, que está atravesada por zanjas.

Marisa dijo que “esta es una despensa de barrio. Trabajamos con la gente que viene de pasada, en horas de la noche. Es una compra para la gente que viene del trabajo y no hizo las compras. Y si a eso le sumás la situación económica, que es muy mala, yo me estoy fundiendo”.

“Hace diez días que acá no hay nadie”, dijo Marisa. El pasado sábado, la empresa Fernández dijo que reanudaría los trabajos pero eso no sucedió. Ahora ya hay una retroexcavadora, que desde hace dos semanas no se la veía ni en el obrador ni en las calles del barrio Butaló.

Además, durante estos días los vecinos asistieron a las clásicas pérdidas y vertidos de restos cloacales, y a las pérdidas de agua potable -es transparente- en los pozos que se abrieron en las obras.

El derrotero de la obra del barrio Butaló comenzó hace décadas. En el año 2014 se inició la obra de reparación de la red cloacal durante la gestión de Luis Larrañaga.

Pero todo terminó en un fraude, ya que algunas conexiones domiciliarias no se hicieron ni se reemplazaron caños troncales. El exintendente del PJ enfrenta una causa judicial por fraude al igual que la empresa Omar Jubete y otros exfuncionarios municipales.

Temas en esta nota: