Los oficiales ingresaron a la sede diplomática en Londres con la autorización del país sudamericano, tras casi siete años de refugio. Aunque las acusaciones de abuso sexual en Suecia no prosperaron, el activista australiano era buscado por violar las condiciones de arresto domiciliario.