Tevez, Pablo Pérez, Angelici y D´Onofrio declararon hoy en el TAS

La audiencia se prolongó durante aproximadamente seis horas y la segunda está prevista para este miércoles.

 

Los futbolistas Carlos Tevez y Pablo Pérez y los presidentes de los clubes Daniel Angelici y Rodolfo D´Onofrio declararon hoy en la primera de las dos audiencias que realiza el TAS en Madrid como parte del reclamo de Boca que tiene como objetivo que descalifiquen a River para obtener la Copa Libertadores de 2018 y los premios.
Según supo NA de fuentes vinculadas al caso, Pérez, Tevez y Julio Buffarini declararon mediante una videoconferencia, al tiempo que los dirigentes brindaron su testimonio en persona, en la sede de la Liga Española de Fútbol, en Madrid.
La audiencia se prolongó durante aproximadamente seis horas y la prevista para este miércoles se estipula que tendrá una duración similar.
Pérez resultó con una lesión en uno de sus ojos y en su declaración describió cómo fue aquel episodios, al tiempo que la mayoría de los testigos fueron en concordancia con la versión que da cada club.
Además, declararon Pablo Ortega Gallo, médico del "xeneize", el psicólogo del plantel Iván Tcherkaski y Darío Ebertz, el chofer del micro que fue atacado antes de llegar al Monumental, mientras Boca decidió que el juvenil Gonzalo Lamardo, otro de los que sufrió una lesión por el incidente, no compareciera.
Por el lado de River, Valentina Pomi y Gabriel Marsili, empleados de seguridad de la institución, fueron los encargados de prestar declaración por videoconferencia, además de la presencial de D´Onofrio.
Todos los testigos fueron escuchados por los tres árbitros del TAS (el italiano Massimo Coccia, el chileno Juan Pablo Arriagada y el suizo András Gurovits), quienes serán los encargados de dar el fallo en cerca de cuatro meses.
Boca está representado por su abogado Mariano Clariá y el buffet Pintó Ruiz, al tiempo que River llevó a su letrado Gonzalo Mayo junto con los también españoles Senn Ferrero.
Según interpretan los abogados del "xeneize", lo ocurrido el 24 de noviembre pasado en el estadio Monumental, donde resultaron lesionados Pablo Pérez y el juvenil Gonzalo Lamardo, producto de pedradas arrojadas al micro por hinchas de River, es un episodio que debe ser juzgado de igual forma al del gas pimienta, que le valió la descalificación a Boca contra River, en octavos de final de la Libertadores de 2015.
Por su parte, los abogados del "Millonario" sostienen que los hechos ocurrieron fuera del anillo de seguridad del estadio, ya que la agresión al micro se dio en Lidoro Quinteros y Libertador, pese a que también hubo otra en la puerta misma del ingreso al estadio.
Incluso, River asegura que la responsabilidad de brindar garantías en la zona era del Estado argentino, al punto tal que por el episodio renunció Martín Ocampo, ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires.

Temas en esta nota: