River goleó, pero quedó afuera

Se impuso por 4-1 sobre Atlético de Tucumán y quedó a un gol de lograr la clasificación.

River le ganó 4-1 a Atlético Tucumán, pero no le alcanzó y quedó eliminado de la Copa Superliga. La alegría es toda del Decano, que hizo valer el 3-0 como local y el tanto que anotó como visitante para lograr la clasificación. Lo espera el sorprendente Tigre, que dio el golpe y eliminó a Racing.

Nacho Fernández, Lucas Pratto (por duplicado) y Matías Suárez marcaron para el equipo de Marcelo Gallardo. Javier Toledo, que venía de marcar un doblete en la ida, hizo la diferencia con su grito en el arranque del complemento.

El primer tanto del Millonario fue una obra de arte. Pratto salió del área y abrió para Suárez. El ex Belgrano descargó para Mayada, que llegó al fondo y envió un centro atrás para la entrada de Fernández, que definió de taco cuando corrían 14 minutos de acción.

River fue un vendaval después del 1-0. Pratto tuvo dos oportunidades claras, pero entre Lucchetti y la falta de puntería, el gol no llegó.

En una de las pocas aproximaciones, con el local lanzado en ataque, Barbona quedó mano a mano con Armani, que salió rápido y le achicó los ángulos.

Enseguida, Palacios culminó de cabeza otra gran jugada colectiva y el palo le dijo que no cuando Lucchetti estaba vencido.

A los 40, llegó el gol de Pratto. Y fue raro porque se trató de una de las pocas jugadas que no tejió el ataque de River, sino que llegó por una serie de desinteligencias de la defensa tucumana. El ex Vélez se encontró con la pelota boyando en el área y definió por debajo del cuerpo del ex Boca y Banfield.

Ya en el segundo tiempo, River recibió un baldazo de agua fría cuando Toledo marcó el descuento en un córner a los 5 minutos. El delantero, que le había metido dos en la ida, la empujó después de que Leandro Díaz peinara un córner de Barbona desde la derecha.

River no bajó los brazos. Y Matías Suárez le puso su firma al 3-1 después de un centro de De la Cruz, quien capitalizó un rebote en el palo tras un cabezazo de Pratto

A los 15 apareció Lucchetti para salvar al Decano con una espectacular atajada tras un cabezazo de Suárez.

River buscó y buscó. Y encontró el gol con un cabezazo de Pratto, que ganó en las alturas a Mercier tras un córner desde la izquierda de De la Cruz.

El Millonario buscó por todas las vías para encontrar ese tanto que le diera la clasificación. El equipo ya estaba fundido. Le faltó claridad. Ahora se tiene que poner a pensar en Athletico Paranaense y la Recopa Sudamericana.

Los de Zielinski, pese al mal momento que vivió en Núñez, sigue en carrera. Y va por otro hito en su historia.

 

Temas en esta nota: