Una nueva Copa Davis

Se aprobaron las modificaciones para un nuevo formato a partir del año próximo.

La Federación Internacional de Tenis (ITF) aprobó este jueves una reforma radical del formato de la Copa Davis, que transformará considerablemente el torneo internacional de 118 años de antigüedad y concentrará su competencia anual a un evento de una semana de duración con participación de 18 equipos.La Federación Internacional de Tenis (ITF) aprobó este jueves una reforma radical del formato de la Copa Davis, que transformará considerablemente el torneo internacional de 118 años de antigüedad y concentrará su competencia anual a un evento de una semana de duración con participación de 18 equipos.

El plan de reforma recibió el 71,43% de los votos de 120 delegados en la asamblea anual de la ITF en Orlando, una amplia mayoría respecto a los dos tercios necesarios para su aprobación.

El presidente de la ITF, David Haggerty, apoyó la reforma propuesta por Kosmos, un grupo liderado por el futbolista del Barcelona Gerard Piqué, que voló desde España para la votación, y que respalda también el multimillonario japonés Hiroshi Mikitani, quien ha prometido aportar 3.000 millones de dólares en 25 años para apoyar el nuevo proyecto.

Haggerty calificó el plan de reforma de “clave para garantizar que la ITF y sus países miembros garanticen un futuro brillante para el deporte”.

También respalda la reforma el multimillonario estadounidense Larry Ellison, quien espera que su complejo tenístico en Indian Wells albergue la final de 2021 después de que las primeras dos ediciones se jueguen en Europa.

El formato actual de la Copa Davis es una competición de nocaut que se disputa en febrero, julio, septiembre y noviembre, alternando visitas y localías alrededor del mundo, y al mejor de cinco juegos.
Muchos de los mejores tenistas han descartado participar en los últimos años para aligerar su cargado calendario.

El plan de reforma tendrá una final en noviembre con 18 equipos: 12 ganadores de eliminatorias de 24 con partidos de local y visitante en febrero, los cuatro semifinalistas del año anterior, y dos países con comodín.

Seis ganadores de grupos de tres participantes, además dos subcampeones de las llaves pasarían entonces a disputar rondas eliminatorias de playoffs.

Las finales contarán con dos partidos de individuales y un partido de dobles cada jornada, todos reducidos al mejor de tres sets.

Haggerty dijo que el acuerdo proporcionaría alrededor de 25 millones de dólares anuales para que las asociaciones nacionales de tenis inviertan en apoyos de nivel local.

Junto a Estados Unidos, Francia, Italia y España, Argentina figura entre los países a favor de la reforma.

Tras aprobarse la votación, la Asociación Argentina de Tenis (AAT) que preside Agustín Calleri explicó en un comunicado que aprobó por la propuesta al entender que la Copa Davis necesitaba “un cambio en su formato” con el objetivo de “volver a seducir” a los principales tenistas y “fomentar el crecimiento de los menores y el tenis social”.

Calendario “demencial”

Los opositores serían principalmente la asociación de tenis de Gran Bretaña (LTA) y la federación de Australia, con el capitán aussie de la Copa Davis, Lleyton Hewitt, a la cabeza, calificando la opción reformatoria como “una toma de dinero”, demasiado alejada del formato actual.

“Desafortunadamente, su plan es una receta para la muerte de la Copa Davis, tal y como la conocemos”, consideró a su vez la leyenda australiana John Newcombe.

Además de solicitar mayor claridad sobre asuntos financieros, la LTA expresó su preocupación por la celebración del torneo en noviembre, extendiendo aún más el calendario competitivo tras el final de campaña de la ATP, y reduciendo la postemporada, poniendo en riesgo la asistencia de los mejores jugadores, el apoyo del público y el interés de las televisiones.

Apoyo unánime

El Consejo Directivo de la Asociación Argentina de Tenis (AAT), luego de consultar con los jugadores nacionales, aprobó por unanimidad apoyar la propuesta de la Federación Internacional de Tenis (ITF) impulsada por el grupo Kosmos, al entender que la Copa Davis necesitaba un “cambio en su formato”.

“La posibilidad de volver a seducir a los principales protagonistas del circuito profesional, hoy alejados por cumplir una alta demanda en los calendarios personales; la pérdida de espectadores y sponsors a lo largo de los últimos años; sumado al compromiso de la ITF de apoyar el desarrollo del tenis en el mundo -con una inversión inédita de este nivel para fomentar el crecimiento de los menores y el tenis social-, fueron los aspectos que inclinaron la balanza en favor del cambio”, explicó la AAT en un comunicado oficial.

El vicepresidente Mariano Zabaleta y la vocal titular Marian Morea fueron los representantes dirigenciales de la Argentina en la votación de Orlando. La postura de la AAT fue la misma que adoptó toda Sudamérica y la que finalmente prevaleció en los resultados finales.

Temas en esta nota: