Nadal enfrenta a Thiem y va por su 11º título en Roland Garros

El español, diez veces campeón en París, va por un nuevo título ante el último jugador que lo venció sobre polvo de ladrillo.

Fue capaz de algo que muy pocos han logrado, ganar a Rafael Nadal sobre tierra batida, pero el austríaco Dominic Thiem afronta un reto que parece imposible: derrotar al número 1 del mundo mallorquín en la pista Philippe-Chatrier en una final de Roland Garros.

Thiem, en efecto, sabe lo que es vencer a Nadal, y lo hizo en más de una ocasión, pero jamás en un Grand Slam al mejor de cinco sets.

El estudioso austríaco deberá pues hallar la fórmula para resolver una ecuación hasta ahora insondable; cómo hacer morder el polvo de ladrillo a Nadal en una final de Roland Garros. Diez finales jugadas por Rafa sobre la arcilla parisina, otras tantas victorias en su casillero.

Ganarle un set es ya una proeza, algo que sólo el argentino Diego Schwartzman, en cuartos de final de esta edición, ha logrado desde 2015.

Todos los que se cruzaron en su camino fracasaron en el intento ante un Nadal al que nada parece detenerle hacia su undécimo Roland Garros… sólo 13 años después de su debut en el Grand Slam parisino.

"Dentro de la humildad está el valorar lo que uno ha conseguido. Sé lo que me cuestan las cosas", afirmó Nadal el jueves tras eliminar a Del Potro.

El sueco Robin Söderling, uno de los dos únicos jugadores, junto a Novak Djokovic, en haberle derrotado en París (2009), se mostró "impresionado por su progreso en el revés".

"Ha mejorado mucho. Por eso es otra vez número 1 del mundo y vence a todos", apuntó el argentino Juan Martín Del Potro, que no pudo encontrar grietas en el juego de Nadal el viernes (6-4, 6-1, 6-2).

Es cierto que Nadal "no se mueve quizá tan rápido como hace seis o diez años", pero lo que hace con 32 años es "increíble", prosigue Söderling. "Nada parece indicar que si no se lesiona no ganará el torneo dos o tres años más".

La realidad de las cifras es implacable. De las diez finales que disputó hasta la fecha en Roland Garros no perdió ninguna (2005-2008, 2010-2014 y 2017). Un dato aún más demoledor: sus rivales se apuntaron en total 6 sets en esas diez finales. En sus diez epílogos parisinos nunca tuvo que llegar al quinto set.

Temas en esta nota: