El Gallito Canta  Tapas de la edición de papel  ico_radio.png

Tapa de la Edición Impresa

En dos semanas se podría perder el estado parlamentario, es decir, la posibilidad de que sea tratada la ley de humedales en el Congreso de la Nación. Si esto pasa, sería la tercera vez que ocurriese desde el año 2013. En la columna ambiental de hoy vamos a ver, ¿por qué es importante que Argentina pueda tener una ley de conservación de humedales pronto?

Escribe: Ing. Florencia Srur

Los humedales son ecosistemas acuáticos, que contienen agua de manera permanente o intermitente/temporaria, y tienen una gran importancia ambiental debido a que brindan bienes y servicios ecosistémicos. Estos últimos son, por ejemplo, purificación de agua, reservorios de agua que puede llegar a ser consumida por personas, hábitat de una gran cantidad de especies de flora y fauna, reguladores biológicos, entre otros. En el mundo, más de mil millones de personas dependen de ambientes para su sustento y el 40 % de las especies de la Tierra viven y se reproducen en los humedales. En Argentina, ocupan casi el  22% de su superficie (600.000 km2) los humedales representados por los esteros, las lagunas, los deltas, las aguas de deshielo y los mallines, entre otros. En La Pampa tenemos varios sistemas de bañados como los del Atuel y del Salado, las lagunas pampásicas, las riberas y los salares. De estos, tenemos que remarcar también la importancia productiva y paisajística-turística en pos de su conservación. Claro que en nuestro país, pese a los proyectos de ley que se vienen presentando desde el año 2013, la mayor repercusión de estos sistemas se dio en el año 2020 por su destrucción en manos del fuego que incendió casi un millón de hectáreas en todo el país; entre las que se destacan las 300.000  hectáreas en el Delta del Paraná. Este problema no se circunscribe a nuestro país ya que entre los años 1970 y 2015 desapareció aproximadamente el 35 % de los humedales del planeta y, a su vez, más del 25 % de todas las plantas y los animales de los humedales se encuentran en peligro de extinción,  pese a que en el año 1971 firmaron 170 países el Convenio Internacional RAMSAR para la conservación de humedales.

De todas maneras, pese a que quizás no salga la ley este año, hay científicos que se han puesto la problemática al hombro. Entre ellos está el Doctor en Ecología Gilberto Gallopin, quien en noviembre presentó en el CCK los resultados de la investigación “Escenarios alternativos para el futuro del Corredor Paraná- Paraguay y sus sistemas de humedales: Pantanal, Esteros del Iberá y Delta del Paraná” (disponible para su lectura en la página de la ONG Wetlands International). Ésta investigación plantea cuatro posibles escenarios que se podrían dar en un  futuro posible de los humedales del corredor Paraná – Paraguay que conectan Argentina, Brasil, Paraguay y Bolivia. Estos escenarios o situaciones hipotéticas se plantean para el período comprendido entre los años 2030 a 2060,  y son: “Sigamos como siempre”, “Reinado de la economía”, “Fundamentalismo tecnológico” y “El fin de la infancia”. Vale aclarar que más que predicciones de lo que va a pasar serían posibilidades,  teniendo en cuenta la situación actual y lo que pasaría con la implementación del manejo con las tecnologías actuales a futuro.

Entre las conclusiones de este estudio, Gallopín detalla que los mayores cambios en la conservación de humedales van a ser más factibles en el largo plazo (2050-2060) que en el corto plazo; como así también remarca la necesidad de que haya un manejo “armónico” entre las esferas sociales, económicas y ambientales, y que las personas más jóvenes son las semillas del cambio.

No sabemos qué va a pasar en dos semanas con el  tratamiento parlamentario del proyecto de ley de humedales. Pero, tomemos conciencia de la conservación de estos ambientes para el beneficio de todos y todas.

*Ingeniera en Recursos Naturales y Medio Ambiente. MP n° 365. Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.