El Gallito Canta  Tapas de la edición de papel  ico_radio.png

Tapa de la Edición Impresa

Desde el 31 de octubre al 12 de noviembre se está llevando a cabo en Glasgow, Escocia, la Cumbre Mundial del Clima más conocida como COP26, donde delegaciones de más de 200 países debaten si pueden lograr una solución contra el Cambio Climático. Entonces nos preguntamos, ¿esta cumbre sirve?

 

En la COP26, más de 200 países se reúnen para debatir medidas para frenar el avance del Cambio Climático que ya se encuentra entre nosotros/as. Entre esas medidas se encuentran disminuir un 30% en el uso de carbón y combustibles fósiles (nafta, gasoil y GNC) para el año 2030 y lograr una emisión cero de Gases de Efecto Invernadero (GEI), tales como Dióxido de Carbono (CO2) o Metano (CH4) para el año 2050. También, lograr la deforestación cero para ese mismo año en todo el mundo. Sin embargo, en estas convenciones o cumbres se suele traspapelar la acción climática con conflictos políticos previos entre distintos países, por lo tanto, muchas veces la utopía o ensueño de que todos los gobernantes y representantes diplomáticos van a unir sus fuerzas y dejar de lado sus diferencias por el bien común no parece muy real. Esto puede traer varios inconvenientes a la hora de negociar la posibilidad de dejar de usar combustible fósil y carbón para, nada más que, dentro de 30 años.

Además, muchas veces los Estados que menos contaminan son los que más cargan en sus mochilas la conciencia ambiental. De esta manera, tras el acuerdo anunciado el día martes (2 de noviembre) sobre la reducción de un 30% en el uso de carbón en el mundo, los países que más lo utilizan y contaminan aún no han firmado, como India, China, Estados Unidos y Australia. Con este panorama, uno se pregunta, ¿sirven estas cumbres? En relación con esto, hubo una multitudinaria marcha de ambientalistas de renombre internacional y/o fama mediática en las calles de Glasgow, como la dirigida por Greta Thunberg quien alegó que "No es un secreto que la COP26 es un fracaso. Es una celebración de dos semanas del aquí no pasa nada...".

Sumado a esto, varios portales de noticias internacionales empezaron a notar la falta de coherencia entre la responsabilidad ambiental de la cumbre y la llegada de los/as mandatarios/as a Escocia en una infinidad de aviones y autos altamente contaminantes. Entonces surge la pregunta ¿cuál es el impacto ambiental de más de 200 jets privados en la Cumbre del Clima?, teniendo en cuenta que un jet de estas características consume unos mil litros de combustible por hora. Claro, también podemos pensar que aún no hay una energía "verde" que pueda transportar pasajeros en vuelo. Pero si aún no está esta tecnología, ¿estará lista para dentro de 30 años?

También, ocurrieron varias críticas en que se hace más hincapié en el carbón que en los combustibles fósiles, pero, es cierto que hay que considerar que el carbón se comenzó a utilizar en forma intensiva a partir de la primera Revolución Industrial y es el "primer detonante" del Cambio Climático. No nos olvidemos que estos objetivos son ambiciosos porque quieren evitar una catástrofe que ya tenemos sobre nuestras cabezas. Las promesas de estas cumbres de cambio climático pueden ser una utopía, lo sé, pero tengamos esperanza.

En conclusión, esta columna ambiental fue un poco para mostrar que no es todo color de rosa en las negociaciones ambientales. Espero profundamente que esta cumbre no sea, como dicen, "un fracaso", por el bien de la humanidad.

*Ing. Recursos Naturales y Medio Ambiente. MP Nº 365. Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.