La tapa de EL DIARIO de hoy

Hay más en el buen sexo que las posiciones complicadas o la lujuria salvaje. Los autores de un estudio pionero explican lo que realmente lo hace genial.

Lejos de lo que nos enseñan las películas y los programas de televisión, el sexo verdaderamente magnífico tiene muy poco que ver con atrevidas hazañas de seducción o orgasmos a gritos. De hecho, según las últimas investigaciones, la intimidad erótica es más un estado de ánimo que un acto físico.

En un estudio reciente, la psicóloga y terapeuta sexual Peggy J Kleinplatz y sus colegas de la Universidad de Ottawa en Canadá se dieron cuenta de que, si bien secciones enteras de la biblioteca estaban dedicadas al mal sexo (y cómo mejorarlo), casi no había literatura dedicada al buen sexo. ¿Cómo se siente? ¿Quién lo tiene? ¿Y qué lo hace tan genial?
Para responder a algunas de estas preguntas, los investigadores reclutaron a personas de todo el mundo de todo el espectro de edad, género y sexualidad, que informaron haber tenido, en algún momento de sus vidas, relaciones sexuales realmente alucinantes. A través de una serie de entrevistas, los investigadores comenzaron a construir una imagen de cómo se ve, se siente y suena “el mejor sexo de todos los tiempos”.

“Uno de los primeros hallazgos sorprendentes -escriben los autores del estudio-, fue la asombrosa similitud en las descripciones. Esto nos ayudó a estar razonablemente seguros de que todos estaban hablando de la misma experiencia“. A pesar de las diferentes formas en que cada participante tuvo relaciones sexuales, en los picos de la experiencia, todos sentían el mismo tipo de cosas: absorción total en el momento, conexión profunda con su pareja y apertura y disposición para asumir algunos riesgos emocionales.

“Para los amantes magníficos el sexo se convirtió en una forma de conocerse a sí mismos y a sus parejas más plenamente. Era una forma de jugar y explorar juntos, de volverse vulnerables unos con otros. Para emprender una aventura“, asegura la educadora sexual Emily Nagoski, autora de Tal como eres: La sorprendente nueva ciencia que transformará tu vida sexual. Y para muchos, señala, los llevó “a sentirse más en paz con quienes son y más satisfechos en sus vidas en general. Es algo realmente poderoso“.

Ocho claves para tener un mejor sexo

sexoestudio a

1. Estar completamente presente

Como sabrá cualquiera que haya intentado meditar, no distraerse por completo con el interminable zumbido y parloteo efímero de la vida moderna es más fácil de decir que de hacer (de hecho, según un estudio de investigadores de la Universidad de Virginia, una de cada 10 personas admitió a revisar su teléfono durante el sexo).

Pero hay formas en las que podemos mejorar el estar presentes. “Lo que me ayudó a sentirme más presente y encarnada en mis experiencias sexuales”, dice la educadora sexual Ruby Rare, “es entrenarme para sentirme más presente a lo largo del día. Me tomo un momento para notar la textura del suelo sobre el que estoy caminando, la sensación del aire en mi piel o el tono particular del cielo. Realmente tratando de aprovechar las sensaciones de mi cuerpo: vista, oído, olfato, gusto. Si nos tomamos el tiempo para entrenar esa aptitud, es mucho más fácil llevarla al entorno sexual .

2. Ampliar la definición de sexo

Como dice Rare: “Si dejáramos de lado nuestras nociones tradicionales de lo que ‘cuenta’ y no ‘cuenta’ como sexo, podríamos descubrir algo mucho más satisfactorio. Si dejamos de lado la idea de que estamos ‘destinados’ a besar, luego a practicar los juegos previos, a tener sexo y un orgasmo, de repente estamos abiertos a jugar y explorar; a estar más presentes con el cuerpo del otro y realmente ver cómo podemos interactuar de una manera que podría emocionarnos aún más“.

Y en esto Nagoski está de acuerdo. “El problema es que el guión de la cultura pop sobre qué tan bueno debería ser el sexo y cómo debería verse es increíblemente estrecho”, dice. “Se nos dice que es el producto de una excitación espontánea e inesperada. Hay muchas posiciones, tal vez algunos juegos previos, definitivamente penetración, luego orgasmos, el final“. En realidad, “nada de eso es cierto”, advierte. El sexo puede ser cualquier cosa: “Solo besos; tener una conversación larga y cargada de erotismo; bañarse con un compañero. Siempre que tengamos el consentimiento del otro podemos rodar como cachorros“.

En su estudio, Kleinplatz a menudo ha visto esto en acción con sus pacientes. Como ella explica: “Las personas que tuvieron la mayor satisfacción sexual fueron las personas que, por una razón u otra, descartaron todo el paquete de ideas pintadas por números sobre la sexualidad. Porque estas personas habían pasado a crear algo que se adaptaba mejor a ellos“.

sexoestudio b

3. Comprometerse con los deseos más profundos

Por supuesto, el hecho de que cualquier cosa pueda ser sexo no significa que todo nos excite. El psicoterapeuta Ian Kerner, autor de Cuéntame sobre la última vez que tuviste sexo: Desnudo y aprendiendo a reparar nuestras vidas amorosas, cree que la clave para el mejor sexo de nuestras vidas es dedicar tiempo a participar en nuestras fantasías eróticas más profundas.

El especialista argumenta que cada uno de nosotros tiene uno o más “temas eróticos centrales”, escenarios sexuales que “contienen mucho calor para nosotros”. Pero, dice: “Si le preguntas a la mayoría de las personas cuál es su fantasía erótica definitiva o su mayor excitación, probablemente les costará decírtelo”. Para él, ser realmente consciente de lo que son nos ayudará inevitablemente a tener relaciones sexuales más satisfactorias. “Estas son cosas que nos hacen sentir más excitados, más entusiasmados. Lo que, cuando dejas que tu mente divague, te hará pensar: ‘Sí, esto me gusta, quiero más de esto’. Pero mucha gente simplemente no sabe cuáles son sus temas eróticos centrales“.

Para descubrirlos, Kerner sugiere un enfoque de “menú de degustación”: tomarse un tiempo para probar contenido sexual de diferentes creadores, ya sean revistas, ficción erótica, películas como las directora Erika Lust o podcasts como Dipsea o Dirty Diana, la serie de ficción erótica producida (y protagonizada por) Demi Moore. “Estamos viviendo una época dorada del contenido sexual”, dice Kerner.

Una vez que hayamos leído, visto o escuchado ampliamente por nuestra cuenta, Kerner recomienda “pensar en qué temas eróticos realmente nos atraen. O cuáles surgen una y otra vez”. Es probable que nos atraigan ciertas dinámicas de poder, por lo que incluso si el contenido es muy diferente, es posible que aún sea posible elegir un tema constante en ejecución. A partir de ahí, podemos comenzar a comunicarlos a otros y construir experiencias sexuales que aprovechen estos temas.

4. Pero desarrollar la autocompasión

Es cierto que la mayoría de nosotros tenemos fantasías que nos costaría articular por miedo a ser rechazados. Y, sin embargo, es posible que nos aguarden nuevas y maravillosas profundidades de satisfacción sexual, autoconciencia y conexión si lo hacemos. Nagoski sostiene que el primer paso para abrirse es desarrollar la autocompasión. “Debemos ir hacia las partes de nosotros mismos que nos preocupan, con amabilidad, aceptando que, si bien pueden parecer aterradoras, también son ciertas. Invitar a alguien en quien confiamos a esa verdad puede ser una experiencia increíblemente liberadora”, explica.

5. Ahora, ser honestos

Ser radicalmente honestos acerca de lo que nos ilumina en el dormitorio puede ser incómodo, especialmente si nuestros deseos están fuera de “la norma”. Pero, según Nagoski, “si nunca lo decimos, es posible que nunca experimentemos la satisfacción de hacerlo”.

Rare recomienda abordar este tipo de conversaciones con “una técnica que tomé prestada de la educadora sexual Allison Moon: primero decirle a la persona que queremos hablar con ella sobre algo, luego explicarle que es algo por lo que nos sentimos avergonzados o nerviosos y por qué. Quizás otros hayan reaccionado mal en el pasado y nos preocupa que esta persona también nos rechace. Luego, podemos lanzarnos a lo que tenemos que decir después de haberles hecho saber qué emociones están asociadas a la conversación para cada uno de nosotros“.

sexoestudio c

6. Jugar juegos mentales

Además de ayudarnos a crear una idea más clara sobre lo que nos involucra a un nivel erótico, descubrir nuestros deseos también nos ayuda a emplear nuestro intelecto e imaginación. “Creo que hoy en día hay una escasez real de excitación basada en la mente”, subraya Kerner. “Dependemos de la novedad de una relación o encuentro para proporcionar ese tipo de estímulos psicológicos”.

En lugar de depender simplemente de ciertos actos físicos para ponernos de humor, el sexo puede comenzar como una fantasía desarrollada en la mente, durante todo un día. “A menudo perdemos nuestra capacidad de ‘hacer creer’ cuando somos adultos. Así que se trata de volver a desarrollar eso”, advierte. Esto podría significar fantasear con nosotros mismos como personajes principales en un escenario, o simplemente soñar despiertos en el trabajo sobre el tipo de sexo que planeamos tener esa noche. “Se llama excitación psicógena, la excitación que se desencadena por pensamientos sexuales en lugar de estimulación física”, agrega la experta.

7. Comunicarse desde el principio

“Si puedes desarrollar una comunicación abierta en torno al sexo desde el comienzo de una relación, es increíblemente útil”, destaca Kerner. Esto significa ofrecer y estar abierto a la retroalimentación, y ser compasivo con un compañero si se avergüenza o se pone a la defensiva. Por ejemplo, podríamos decir: “Me encantaría si hiciéramos esto o si me tocaras así.

“Si puedes visualizar el sexo que quieres tener -continúa-, estás realmente a la mitad del camino. Te ayudará a ser claro con otra persona sobre lo que quieres“.

8. Programar la diversión

sexoestudio d

Puede parecer un oxímoron, seguramente demos nuestra mejor versión cuando somos espontáneos, pero poner el sexo en la agenda puede ser la clave para crear un espacio para que suceda lo caliente y lo espontáneo.

“El sexo requiere intencionalidad”, indica Kleinplatz. “Requiere decir: ‘Estoy dispuesto a hacer de estar contigo una prioridad en mi vida’. Si lo está haciendo bien, requerirá esfuerzo; no debería sentirse como un trabajo, pero ciertamente requerirá tiempo y energía“.