El Gallito Canta  Tapas de la edición de papel  ico_radio.png

Tapa de la Edición Impresa

Uno de los posibles finales de nuestra especie pasan porque un meteorito se estrelle contra la Tierra. Ya pasó con los dinosaurios hace millones de años y es una posibilidad remota que ha protagonizado todo tipo de películas.

Todos recordamos a Bruce Willis y a su equipo embarcándose en una misión suicida para destruir el meteorito que se acercaba a la Tierra a gran velocidad. Su colisión era igual a la extinción.

Y como esta, otras tantas películas sobre lo mismo. Porque si bien parece un cliché, para muchos astrónomos es una preocupación constante. Por ese motivo hay decenas de equipos en todo el mundo rastreando el cielo en busca de posibles colisiones.

Afortunadamente, tan solo hay un puñado de rocas con cierto peligro en los próximos 100 años, según las trayectorias estudiadas, pero aun así no podemos bajar la guardia.

specexnasameteo a

SpaceX y la NASA lo tienen claro, tanto que desde hace unos años ambas empresas trabajan juntas en el desarrollo de un programa antimeteoritos llamado Double Asteroid Redirection Test (DART).

Y, aunque suene a ciencia ficción, se pone a prueba el proyecto con el primer lanzamiento de un cohete.

specexnasameteo b

En esta prueba se lanzará intencionadamente una nave espacial contra un asteroide para ver si el choque es lo suficientemente eficaz como para cambiar la trayectoria de un asteroide si algún día se encuentra en una trayectoria fatal contra la Tierra.

El choque en sí no tendrá lugar mañana, sino el 2 de octubre de 2022, que es cuando se espera que la nave intercepte el asteroide conocido como Didymos.

Hay que tener en cuenta que Didymos no es un asteroide con destino a la Tierra, sino que fue elegido como objeto de prueba para DART por su peso, dimensiones y recorrido, el cual no es peligroso.

Hasta la fecha, la NASA ya ha identificado al menos 23 objetos que podrían colisionar con nuestro planeta en los próximos 100 años y hay que entender que lo mismo Bruce Willis en el año 2080 no está para demasiados trotes.