El torneo organizado por SANZAAR se jugará en país único en el mes de noviembre.

El Rugby Championship, certamen anual organizado por la SANZAAR con las cuatro selecciones más importantes del Hemisferio Sur, se jugará en noviembre en la sede única de Nueva Zelanda, por lo que la Unión Argentina (UAR) busca alternativas para que Los Pumas puedan tener una preparación acorde, en medio de la pandemia del coronavirus.

El anuncio fue realizado por la Sanzaar e involucra también a Australia y Sudáfrica, los otros participantes, en un contexto donde Nueva Zelanda fue elegido por su “estabilidad” respecto de los contagios.

La Sanzaar se encargará de pagar todos los gastos de las concentraciones de los cuatro seleccionados y el certamen se extendería entre noviembre y diciembre, durante seis semanas, señaló este jueves el portal "Stuff" de Nueva Zelanda.

El ministro de Deportes y Recreación de Nueva Zelanda, Grant Robertson, afirmó: "El Gobierno está abierto a la idea de recibir al Championship y buscamos que los partidos se celebren de forma segura. Tenemos las instalaciones adecuadas disponibles para que los jugadores se aíslen y entrenen en Nueva Zelanda".

En Nueva Zelanda, hogar de los All Blacks, se llevan cinco fechas disputadas de su torneo, al igual que Australia, mientras que en Argentina y Sudáfrica todavía no hay definiciones.

Ante esto, existe la posibilidad de que Argentina y Sudáfrica jueguen partidos de entrenamiento en Nueva Zelanda: "Muchos de sus jugadores están jugando en el hemisferio norte y hay señales de que el juego podría ponerse en marcha allí en algún momento razonablemente pronto".

El plan de Los Pumas

En mayo pasado, el entrenador de Los Pumas, Mario Ledesma, inició junto a su cuerpo técnico un trabajo de seguimiento y entrenamiento con 59 jugadores de la primera convocatoria, rumbo al Mundial de Francia 2023.

Entendiendo que Argentina es uno de los países más condicionados en este contexto, SANZAAR continúa analizando con la UAR posibles soluciones para brindarle a sus jugadores una preparación acorde en vistas al resto de la temporada de 2020.

Por su parte, Fernando Rizzi, secretario de la UAR y miembro del board de Jaguares, la franquicia argentina en el Super Rugby, agregó: "Cada unión trabaja en su propio contexto de reorganización interna como resultado de las consecuencias del COVID-19. Esto incluye el lógico impacto en nuestras competencias nacionales, las uniones provinciales y los clubes.

También las renegociaciones con los broadcasters de cada país y los sponsors, piezas fundamentales para el desarrollo de esta estructura".