Funcionarios y funcionarias que integran el Ente Cultural de la Patagonia manifestaron su adhesión y el acompañamiento para lograr la sanción de la Ley Nacional de Danza.

Convocado por el Ente Cultural Patagónico –presidido actualmente por Adriana Maggio – el jueves pasado se realizó una presentación sobre el estado actual del Proyecto de Ley Federal de Danza. La reunión estuvo organizada junto al Movimiento Federal de Danza (MFD) y participaron representantes gubernamentales de las áreas de Cultura de cada provincia de la Patagonia, de algunos municipios, coordinadores regionales y provinciales del MFD y referentes de la danza que integran asociaciones, escuelas, academias, compañías, ballets en diversas localidades.

En ese encuentro, las y los secretarios que integran el Ente Cultural de la Patagonia manifestaron su adhesión y el acompañamiento para trabajar en conjunto para que la Danza tenga las mismas oportunidades que el teatro, la música o el cine tienen a través de sus institutos, y que esta Ley sea una realidad.

La presentación estuvo a cargo de Mariela Ruggeri, coordinadora general del MFD, quien enfatizó sobre la necesidad de contar con un Instituto Nacional de Danza que funcionará como ente público no estatal en el ámbito del Ministerio de Cultura de la Nación.
La Ley Nacional de Danza tiene como objetivo el fomento, la promoción, difusión y preservación de la danza en todo el territorio argentino, en sus diversos géneros y manifestaciones.

En este sentido, Ruggeri realizó un resumen de las diversas vicisitudes que acompañaron, desde 2008, el ingreso del Proyecto de Ley a la Cámara de diputados, como así también sus sucesivas pérdidas de estado parlamentario.

Positivo

“Fue un movimiento estratégico muy positivo, esperanzadora si se quiere. El Movimiento Federal de Danza trabaja sobre tres líneas: una tiene que ver con la sanción de la ley en sí misma. La segunda línea tiene que ver con el registro, que sirve a la primera porque no podemos ir a negociar nada, en tanto y en cuanto no tengamos números. Nosotros sospechamos que somos 450 mil pero no tenemos esos registros. Y la tercera línea tiene que ver con la sindicalización, que acá en La Pampa no hay nadie que la esté llevando a cabo, como sí sucede en Rosario y en Capital Federal. Por eso me parece estratégica esta última reunión”, celebró Luciana Gómez Arzani, profesora de danza y referente provincial del MFD.

Otra de las áreas que también celebró el compromiso de promover la ley nacional fue la Asociación Pampeana de Danzas (APADA): “Como asociación apoyamos la lucha del Movimiento Federal para que se apruebe la Ley Nacional de Danza. A partir de ahí se crearía el Instituto y va a haber más ayudas para las provincias, a través de instituciones no gubernamentales. Sea a través de asociaciones o del movimiento mismo. Es algo por lo que se está luchando muchos años y ahora está en un momento culmine para su sanción. Estamos muy ansiosos y muy esperanzados”, señaló el presidente de la entidad José Furriol, a Kresta.

En la actualidad, el sector de la danza no tiene en nuestro país ningún tipo de legislación de fomento que ampare, proteja y dignifique a las y los más 450.000 mil trabajadores/as, hacedores/as, investigadores/as, docentes, gestores/as y productores/as del ámbito dancístico, que se estima que se desempeñan en esta actividad.

“El hecho de que el estado reconozca a la danza como sector implica no sólo destinar un presupuesto para su fomento, protección y valoración, sino también entender que la danza representa pequeñas mini pymes locales que involucran a docentes, directorxs, intérpretes, pero también a quien lleva adelante tareas administrativas, de mantenimiento de los espacios, vestuaristas, iluminadores, sonidistas, escenografxs, alquileres de salas, artistas audiovisuales, públicos que participan de cada muestra o presentación, etc. Debido a ello se llevan adelante acciones que permitan la profesionalización y puesta en valor de este arte”, resaltaron del MFD