La Pampa

Extraen ADN a detenidos en busca del autor del crimen de Agustina

Sin resultados sobre el joven del identikit, y con resultados negativos sobre Pablo Parra, ampliaron la búsqueda del autor del crimen.

El Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial de Río Negro trabaja para dar con el hombre cuyo ADN estaba en el cuerpo de la estudiante santarroseña matada a golpes el sábado 2 de julio en el departamento de Pablo Parra en Cipolletti.

Fuentes ligadas a la búsqueda indicaron que los expertos del Cuerpo Forense, siguiendo líneas específicas, y con la colaboración del área Criminalística, extraen el ADN de aquellos detenidos ajenos a la causa en forma inicial pero que cometieron diversos delitos en Cipolletti y otras ciudades cercanas. Luego, envían esas pruebas para que se compare con el perfil genético hallado debajo de las uñas de Agustina.

"Se trabaja en los perfiles criminales de gente de afuera para el caso de Agustina, con la finalidad de encontrar al autor", expresaron las fuentes consultadas a La Mañana de Cipolletti.

Lo último, relacionado con la investigación, fue justamente lo efectuado tras las muestras de ADN extraídas al cuerpo de la santarroseña que, este año, empezaba a estudiar medicina. Estas muestras desembocaron en un resultado concreto: quien la mató fue un hombre, pero no Parra. El material fue hallado en las uñas del dedo índice de la mano derecha de la víctima y en el dedo pulgar izquierdo.

"El informe que elaboró el Laboratorio Regional de Genética Forense de Bariloche destaca que en el pulgar puede corroborarse el perfil genético de un hombre", especificaron los pesquisas.

Este resultado, que se sustenta con diversos indicios que ya se cuentan en la causa, permitió consolidar la hipótesis de trabajo de que se trató de un homicidio criminis causae (para garantizar la impunidad de un supuesto robo).

Los efectivos de la Policía de Río Negro siguen detrás del identikit elaborado por los integrantes de la Policía Federal Argentina.

Para la Fiscalía el principal responsable es el hombre del identikit por el momento sin ubicar. A pesar de que el Gobierno dispuso un millón de pesos para quien aporte datos concretos sobre su paradero, no hay rastros del sujeto de los tatuajes en la ceja y en los nudillos.

El brutal ataque a la joven ocurrió la tarde del sábado 2 de julio. Agustina Fernández, que tenía 19 años y se había radicado en Cipolletti en marzo pasado para iniciar sus estudios universitarios, murió el 5 de julio en el hospital local.

También te puede interesar...