La Municipalidad quiere que la Policía Federal controle la Terminal

El intendente Altolaguirre le pidió a los concejales que autoricen ceder en comodato un espacio para que personal de esa fuerza realice tareas de “control, revisión y requisa de equipajes, encomiendas y pasajeros que transiten” por la Terminal de Ómnibus.

El intendente Leandro Altolaguirre envió al Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza para que se autorice al Departamento Ejecutivo a ceder en comodato un espacio dentro de la Terminal de Ómnibus de Santa Rosa a la Policía Federal.

¿Cuál es el objetivo? Según el propio proyecto, que también promueve la aprobación del modelo de contrato de comodato, en su articulado menciona que “se obliga a destinar el inmueble, exclusivamente para el desarrollo de sus tareas de control, revisión y requisa de equipajes, encomiendas y pasajeros que transiten por la Terminal de Ómnibus”.

Actualmente, esa tarea es desempeñada por la Policía de La Pampa. Aunque no tienen un lugar específico para trabajar, en cualquier hecho que ocurra en el lugar interviene la Seccional Primera ya que la Terminal está bajo su jurisdicción. Y de hecho, si se necesita la intervención de una fuerza federal puede ser autorizada por el propio Juzgado Federal.

La idea de Altolaguirre parece ir de la mano con las políticas de “mano dura” que bajan desde el Gobierno nacional de Cambiemos, con Patricia Bullrich al frente del Ministerio de Seguridad de la Nación.

La semana pasada, por la visita del presidente Mauricio Macri, ya hubo un conflicto entre la fuerza federal y la provincial, luego de que el operativo de traslado del mandatario desde el Aeropuerto a un acto de campaña en el club El Fortín pasara frente a una manifestación en la Rotonda del Avión donde le arrojaron huevos al auto oficial.

Casi inmediatamente, desde Nación acusaron de una “emboscada” al Gobierno provincial, mientras que desde la Provincia aseguraron que fue la fuerza federal la que decidió hacerse cargos de todo el operativo dejándolos de lado.

Los cruces se potenciaron tras la detención del docente universitario Aníbal Prina, quien fue arrestado en medio de un aparatoso operativo montado por la Policía Federal en la Facultad de Agronomía bajo las órdenes del juez federal ad hoc Facundo Cubas.