Anuario 2016: El fantasma de la gripe A y los hitos del Hospital Molas

Para el área de la Salud Pública fue un año con vaivenes. En la primera mitad, los fantasmas del dengue y la gripe A se impusieron en la realidad. Después, el Hospital Dr. Lucio Molas celebró algunos hitos.

El conflicto que en marzo empezó con los anestesistas -dejaron de atender por SEMPRE- terminó con un acuerdo parcial en abril y más general y concreto hacia fin de año.

En el camino, la gerenta de Prestaciones, Cecilia Contard, afirmó que los anestesistas “ganan entre 100 y 200.000 pesos mensuales” y que “no son la especialidad médica más desprotegida”.
Los trabajadores celebraron algunos acuerdos paritarios antes del cierre del año, aunque denunciaron que en el Servicio de Emergencias Médicas hay casos en que los médicos no van en las ambulancias a las urgencias.

El 25 de abril conmovió un caso que derivó en el inicio de un sumario: una mujer de 72 años (María Zeitler) murió en una parada de colectivo, a una cuadra del Hospital Evita, sin recibir ayuda. “La dejaron morir”, denunció su hija Beth Rodríguez.

La gripe A volvió a ser tema en mayo. Los casos fatales que hubo en Pico y en Santa Rosa impusieron el tema en la agenda. En julio murió una enfermera. El Gobierno insistió para que -ante la falta de recursos- solo se vacunaran los sectores de riesgo.

Desde lo político-administrativo, fue importante la rescisión de la obra del nuevo hospital de alta complejidad, que se firmó el 5 de julio.

El Ministerio a cargo de Rubén Ojuez -que dedicó grandes energías a cuestionar la “pesada herencia” en el sector- tuvo que afrontar el “vaciamiento” en el área de Adicciones, que primero llevó a la renuncia de Daniel Pignatta y después a la de Roberto Travaini, cuyas promesas duraron poco y nada.

Las destacadas del Molas

Hubo durante el año tres noticias resonantes en el ámbito del Hospital Dr. Lucio Molas. En enero nacieron trillizos prematuros que fueron dados de alta luego de 72 días. Ludmila, Francesca y Gianluca lograron volver a Rancul junto a sus padres luego de más de dos meses de internación en el hospital.

En el mes de septiembre, Beatriz Norma García (54), trabajadora en un campo en las cercanías de Bernasconi, recibió un disparo de una escopeta mientras ordenaba. Tuvo que ser derivada de urgencia y en el Molas se le realizó una reconstrucción del codo que fue inédita en la provincia.

Otra noticia destacada del año tuvo que ver con la gran cantidad de cirugías cardiovasculares a niños: se superaron las 120 intervenciones en el transcurso de 2016.

Temas en esta nota: