A través de llamados telefónicos, engañaban a personas mayores y les sacaban dinero con la excusa de diversas maniobras bancarias. Acordaron un juicio abreviado con la intervención del juez de Control Carlos Chapalcaz.