Gritos, insultos y empujones en la sesión del Concejo piquense

Áspero debate en torno al aborto, con un enfrentamiento entre movimientos feministas y sectores religiosos. El cuerpo legislativo rechazó, por mayoría, un proyecto del concejal Mariano Sánchez que pretendía la adhesión del Legislativo a la marcha por “las dos vidas”.

General Pico (Agencia) - El pastor y diputado provincial Daniel Robledo llevó ayer al Concejo Deliberante de esta ciudad a decenas de fieles evangelistas a manifestarse a favor de un proyecto de resolución del concejal Mariano Sánchez que pretendía la adhesión del Legislativo a la marcha por “las dos vidas”. Agrupaciones feministas también se autoconvocaron. El resultado fue una bochornosa sesión, donde los manifestantes impidieron escuchar las posiciones fijadas por los concejales, sobre todo aquellos que se manifestaron por la legalización de aborto. El proyecto fue rechazado por mayoría.

concejo aborto robledo

Gritos, descalificaciones, empujones y hasta algunos insultos fueron el hilo conductor de una sesión ordinaria del Concejo Deliberante que pudo terminar por la eterna paciencia de su presidente, José Osmar García, quien tuvo sobradas razones para levantarla o hacer desalojar la sala. Todo esto ocurrió, además, frente al desconcierto de un grupo de alumnos de una escuela del medio, que habían concurrido como lo hacen desde otras instituciones educativas en el marco del programa Cabildo XXI.

concejo aborto masci

Horas antes de la sesión se sabía que sectores evangelistas, con Robledo a la cabeza, llevarían un grupo de manifestantes para ejercer presión y lograr la aprobación del proyecto de resolución de Pueblo Nuevo con el cual se pretendía “adherir y declarar de interés” la marcha por “las dos vidas”, contra la ley de despenalización del aborto, que se llevará a cabo el próximo domingo en Pico.

Ante la convocatoria realizada por redes sociales, agrupaciones feministas del medio también llegaron hasta el recinto de sesiones en horas de la mañana de ayer.

Cuando llegó el turno de debatir el proyecto de resolución, todo se fue de las manos. Curiosamente, los sectores conservadores, que habitualmente acusan a los feministas de “reaccionarios”, fueron principalmente quienes se mostraron incapaces de escuchar disidencias y, a los gritos, impidieron expresarse a los concejales que anticipaban su rechazo al proyecto y su posición a favor de la interrupción voluntaria del embarazo.

Cuando el presidente del Concejo sometió a votación el proyecto, resultó rechazado por mayoría de seis a cuatro. Votaron a favor del proyecto de resolución los concejales Rosa Cuello, José Luis Angelucci, Mariano Sánchez y José Osmar García, mientras que en contra lo hicieron los ediles Héctor Viola, Roberto Gómez, René Pechín, Graciela Sánchez, Ariel Reinhard y Jorge Audisio.

aborto pico 2

Fundamentaciones

El kirchnerista Ariel Reinhard fue el concejal a quien menos se pudo escuchar por los gritos constantes de las manifestantes evangélicas. Al momento de fundamentar su voto el edil se preguntó: “¿Los valores de sectores de las iglesias católica y evangélica se pueden imponer como valores colectivos? La respuesta rotunda es no. No, porque van en contra de los derechos humanos de las mujeres; no, porque el Estado debe contemplar todas las creencias y libertades de culto pero no asumir ninguna...”.

Y agregó luego que “la maternidad no puede ser una imposición, debe ser una elección de vida. En los países donde el aborto es legal no hay muertes por abortos”.

El macrista Jorge Audisio adelantó que “desde nuestro bloque no vamos a acompañar el proyecto” y allí volvieron los gritos. Agregó luego que “estoy a favor de la despenalización del aborto” y recordó que “represento a un espacio político (Cambiemos) que tiene diversidad de opinión”, para ratificar luego que “no se puede privar de derechos a las mujeres que pueden decidir”.

Disculpas

El justicialista Roberto Gómez pidió “disculpas desde el Concejo Deliberante a los chicos de un colegio que vinieron a participar de una sesión y tienen que ver algo como esto, que resulta una falta de madurez, porque podemos no estar de acuerdo con una u otra postura pero los mayores debemos dar el ejemplo a los menores”. Para confirmar más tarde que “voy a ir por la despenalización del aborto, porque con eso se garantiza la atención de la salud pública. Es despenalización, no es ni más ni menos aborto”.

Graciela Sánchez, de Peronismo Renovador, aclaró que la discusión es “aborto legal o aborto clandestino” y adelantó que votaría en contra del proyecto.

Además del autor del proyecto, la justicialista Rosa Cuello fue la única que se manifestó contra el aborto. “Yo voy acompañar el proyecto del concejal Sánchez, porque considero que está probado que la vida comienza desde la concepción”, dijo.

El oficialista René Pechín fue el último orador y admitió que llegó a la sesión “con dudas”, luego de hablar el tema con su familia y profesionales. Consideró que “el tema debió ser debatido en comisión y salir con una posición en conjunto” y confirmó finalmente que “estoy en contra de este proyecto de Pueblo Nuevo”.

Temas en esta nota: