Tres condenados por golpear y apuñalar a un joven en Luiggi

A casi cuatro meses de ocurrido el hecho, el pasado viernes fueron condenados tres hombres que a finales de enero de este año participaron en un violento incidente ocurrido en Ingeniero Luiggi, donde una vecino fue salvajemente golpeado y apuñalado.

Mientras dos de los imputados recibieron penas en suspenso, el restante recibió una pena de efectivo cumplimiento, ya que tenía una sentencia condenatoria previa en su contra.

El juez de control Diego Ambrogetti condenó el viernes a tres hombres, Pablo Inchazú y Juan Cabaña como coautores y a Daniel Nilles como partícipe necesario del delito de “lesiones graves”, por un hecho ocurrido en enero de este año.

A Inchazú le impuso la pena de 3 años de prisión de ejecución condicional; a Cabaña 2 años y 6 meses de prisión de ejecución condicional; y al Nilles la pena de 2 años de prisión de efectivo cumplimiento, además de revocarle la condicionalidad de la pena que le fuera impuesta mediante un fallo anterior, de fecha 2 de junio de 2015, dictado por el juez de audiencia de juicio Florentino Rubio, unificándose ambas en la pena única y total de 2 años de prisión de efectivo cumplimiento.

Además, le fijo a Inchazú y Cabaña las siguientes reglas de conducta por el término que duren sus respectivas condenas: fijar residencia; someterse al cuidado del organismo de contralor correspondiente; abstenerse de acercarse y/o comunicarse por cualquier medio respecto de la víctima; abstenerse de adquirir y/o utilizar cualquier tipo de arma de fuego y someterse a un tratamiento psicológico previo informe que acredite su necesidad.

La resolución de Ambrogetti fue dictada a consecuencia de un acuerdo de juicio abreviado presentado por el fiscal sustituto Guillermo Komarofky; los defensores privados de cada uno de los imputados, los doctores Guillermo Galcerán –en representación de Inchazu-, Fernando Savid Buteler – en representación de Cabaña - y Carlos Pedro Febre -representante de Nilles- y los tres imputados quienes admitieron su culpabilidad. El damnificado, al serle explicadas por el juez las implicancias del acuerdo, mostró su conformidad.

Con las pruebas incorporadas al legajo quedó acreditado y probado que el día 29 de enero del corriente año Pablo Inchazu- cuando el damnificado se encontraba durmiendo en su domicilio de una localidad vecina- se presentó en el domicilio de éste junto a Juan Cabaña. Habían ido hasta la localidad desde Caleufú a bordo de un vehículo conducido por Daniel Nilles, quien los esperó a metros de la casa de la víctima.

Cabaña golpeó la puerta y luego de un intercambio de palabras entre éste y el damnificado, Inchazu- quien se mantenía escondido para no ser visto por la víctima- ingresó sin autorización de éste al interior del domicilio, comenzando a tirarle puntazos hacia su humanidad; causándole lesiones a la altura del tórax. Luego de concretado el ataque, los agresores se retiraron a bordo del automóvil conducido por Nilles.

Temas en esta nota: