Multa y prohibición de conducir por un siniestro

General Pico (Agencia) - El juez subrogante de la Audiencia de Juicio Alejandro Gilardenghi condenó ayer a Víctor Vílchez como autor material y penalmente responsable del delito de “lesiones graves culposas agravadas por haber sido ocasionadas por la conducción imprudente y antirreglamentaria de un vehículo automotor”, por un accidente ocurrido en junio de 2016 en el barrio Energía y Progreso de General Pico. Le impuso el magistrado al condenado una pena mínima de multa de 3.000 pesos y una inhabilitación especial para conducir vehículos automotores por 18 meses. Además, le ordenó como reglas de conducta, por el plazo de dos años, fijar domicilio o residencia, realizar un curso de educación y seguridad vial y someterse a la observancia de las reglas de conducta por el juez de Ejecución Penal y al cuidado y contralor del Ente de Políticas Socializadoras.

El juicio oral se realizó el día 7 de mayo del corriente año, con la actuación unipersonal del juez Gilardenghi, la fiscala Ivana Hernández, la defensora oficial María José Gianinetto, en representación del imputado, y el doctor Hugo Santamarina, como representante de la damnificada.

El juez afirmó en la sentencia que “ha quedado debidamente acreditado que el día 5 de junio de 2016, en un día que poseía buenas condiciones climáticas y de buena visibilidad, ambos vehículos conducidos por imputado y víctima se cruzaron en la intersección de calles 33 y 26, y sin que existan obstáculos para la visual de alguno de los intervinientes, el rodado menor -motocicleta- colisionó al de mayor porte -automóvil- a la altura de su puerta y guardabarros delantero derecho. Como consecuencia de esta colisión, la víctima, que conducía la moto, golpeó con su cabeza el parabrisas del vehículo mayor”.
Como el paso lo tenía la motociclista, el juez calificó la conducta de Vílchez, conductor del automóvil, como “imprudente y antirreglamentaria”.

Sin embargo, sostuvo que “la víctima del caso, también se condujo imprudente y antirreglamentariamente en el hecho. La joven, si bien poseía la prioridad legal de paso en la encrucijada, se condujo sin poseer licencia habilitante (nunca la tuvo, de acuerdo al informe del Tribunal de Faltas Municipal que obra en la causa), sin casco obligatorio -lo que de algún modo, a mi entender, se encuentra vinculado estrechamente con las lesiones que padeció-”.

En el alegato de apertura la fiscala afirmó que acreditaría que el imputado fue el autor del hecho y el abogado querellante adhirió al planteo formulado por el Ministerio Público Fiscal. Por su parte, la defensa dijo que acreditaría la inocencia de su defendido y pidió su absolución.

Finalmente el juez impuso la pena mínima de multa y la imposibilidad de conducir por 18 meses, más el cumplimiento de las reglas de conducta mencionadas.

Temas en esta nota: