Escapó de un control, volcó y fue condenado

General Pico (Agencia) - En una audiencia de lectura de sentencia celebrada el pasado viernes en el Palacio de Tribunales de la Segunda Circunscripción Judicial, el juez de Audiencia Marcelo Pagano condenó a Ceferino Corbalán Villaba, de 19 años de edad, por considerarlo autor material y penalmente responsable de los delitos de “resistencia a la autoridad y lesiones leves culposas”. Le impuso una pena de seis meses de prisión en suspenso e inhabilitación para conducir vehículos con motor y/o cualquiera que requiera habilitación para ser conducido de un año y seis meses. En noviembre de 2016, el joven escapó de un control de tránsito y protagonizó un vuelco en General Pico.

La sentencia del juez fue dictada a consecuencia de un acuerdo de juicio abreviado presentado por la fiscala Ivana Hernández, un defensor particular y el imputado, quien admitió su culpabilidad. Además de lo mencionado, dicho pacto contempla el cumplimiento de varias reglas de conducta por el término de dos años, como “fijar domicilio y no ausentarse del mismo o modificarlo sin dar aviso previamente al juez de Ejecución Penal y a Fiscalía, y realizar un curso de seguridad vial en el transcurso de plazo establecido”.

Para el magistrado, con las pruebas incorporadas en la investigación fiscal preparatoria “quedó probado que el día 5 de noviembre de 2016, a las 6:15 horas, Ceferino Corbalán Villalba circulaba a gran velocidad al comando de su automóvil por calle 19 junto a su novia y una amiga. Al llegar a la intersección con la calle 18, no acató la voz de alto del personal policial que realizaba un operativo”.

Posteriormente, “emprendió la fuga mientras un agente policial comenzó a seguirlo con balizas y sirena, a pesar de lo cual el acusado no se detuvo. Luego de un extenso recorrido, el encartado protagonizó un vuelco en calles 26 y 27. Como resultado, una de las menores que lo acompañaba sufrió un traumatismo de rostro con pérdida de parte del incisivo y traumatismo de pierna izquierda; mientras que la otra acompañante no sufrió lesiones. Por último, el imputado, al querer ser demorado, ofreció resistencia al accionar policial”.

Por otra parte, Pagano afirmó que “se estableció que el acusado conducía en estado alcoholizado (1,71 g/1.000 cc), emprendió la fuga a gran velocidad, y al llegar a las calles 26 y 27 perdió el control del vehículo experimentando un vuelco. El accidente se debió a la conducta negligente, imprudente y antirreglamentaria del acusado y fue consecuencia necesaria para que una de las acompañantes sufriera lesiones”.

El funcionario tuvo en cuenta en la sentencia como circunstancias agravantes “el total desprecio del acusado tanto por la autoridad policial como por la integridad física de las personas que circulaban junto a él durante su peligrosa huida de la Policía”. Y como circunstancias atenuantes consideró su carencia de antecedentes y su corta edad. “Por ello considero apropiado que la pena acordada exceda significativamente el mínimo previsto para los delitos inculpados al imputado, y por lo tanto fijaré la condena a la pena de seis meses de prisión en suspenso y la inhabilitación especial antes mencionada”.

Temas en esta nota: