Condenado a 7 años de prisión por abusar de una expareja

Pedro Bauducco fue sentenciado por el delito de “abuso sexual con acceso carnal”. Arribaron a la sentencia condenatoria con el relato de la víctima y con pruebas genéticas y periciales psicológicas que comprometieron al acusado.

General Pico (Agencia) - Los jueces de Audiencia Carlos Pellegrino, Florentino Rubio y Diego Ambrogetti condenaron ayer a 7 años de prisión efectiva a Pedro Bauducco, por violar a una expareja. En una nueva audiencia, el Juzgado de Control determinó que el condenado continúe con prisión domiciliaria durante tres meses, mientras se sustancia el proceso de apelación que la Defensa ya adelantó que presentará.

Tras el juicio que se realizó en 5 audiencias a puertas cerradas, la Fiscalía había solicitado 9 años de prisión, la Querella 10, mientras que la Defensa cuestionó un acta de allanamiento y trató de derribar la causa por actividad procesal defectuosa y pidió la absolución de su cliente.

Los jueces arribaron a la sentencia condenatoria no solo con el relato desgarrador y “creíble” de la víctima, sino también con pruebas genéticas y periciales psicológicas que comprometieron al acusado. Pero, además, escucharon también los testimonios de otras dos mujeres, una de ellas que aseguró haber sido violada por Bauducco y otro hombre de reconocido apellido en la ciudad hace 30 años y, por otra parte, de la exesposa del ahora condenado que ratificó la condición de violento al indicar “me mató a trompadas”.

Víctima

La denunciante relató que los hechos ocurrieron el 9 de marzo de 2017 alrededor de las 14 horas en la casa de la madre de Bauducco, donde vive el condenado. Hasta allí llegó la mujer que mantenía una relación informal hacía algunos meses, luego de separarse de su marido, pero con la intención de hablar y manifestarle que quería volver con su familia.

Bauducco desde el primer momento trató de mantener relaciones sexuales y, ante la reiterada negativa de la mujer, se puso violento. El condenado la obligó a ir hasta la cama y le pedía “sacate la remera hija de re mil puta”, mientras ella le advertía “te dije que no, me estás violando, esto está mal, no te das cuenta que me estás violando”. Entonces él confirmó “bueno, te estoy violando, te estoy violando hija de puta”.

La sometió sexualmente reiteradas veces mientras le pedía que le dijera con cuántos hombres más había mantenido relaciones, en términos brutales.

Cuando el hombre satisfizo sus deseos y antes de dejarla ir, la amenazó: “Esto muere acá, yo soy una persona muy conocida y vos no me vas a cagar la vida. Si vos abrís la boca, yo te hago mierda en las redes sociales, yo tengo fotos, videos tuyos, les cago la vida a tus hijos, te cago la vida a vos y ahora lo voy a llamar al pelotudo de tu ex (...)”. Y continuó: “Sos una pobre mina y no me vas a cagar la vida vos a mí, no abrás la boca (...)”.

Cuando la denuncia se retiró, Bauducco continuó hostigándola por mensajes de texto que fueron peritados luego. “Pasé la mejor siesta de mi vida mi amor, estuviste bárbara como siempre, pero sos tóxica en mi vida, te voy a bloquear para que estés más tranquila”, le dijo. Y minutos más tarde le escribió: “Te doy un consejo, no te dediqués a la prostitución porque te vas a cagar de hambre”. La mujer solo le reiteró que había sido violada.

Durante la declaración, la mujer también admitió que ya había sufrido antecedentes violentos por parte de Bauduco, la mayoría vinculados con lo sexual, por eso prefería no compartir momentos en persona, sino hablar más por teléfono.

Otras víctimas

Cuando la denuncia contra Bauducco se hizo pública, otra mujer fue a Tribunales para contar que hacía 30 años el mismo acusado y otro hombre la habían sometido sexualmente, cuando tenía entre 14 y 15 años. Eso derivó en otra denuncia que hoy tribunales de alzada analizan si corresponde o no que se investigue, por los plazos de prescripción.

La misma mujer fue citada y contó algo que había escondido por décadas y resurgió a partir de enterarse que Bauducco estaba detenido por una supuesta violación. Contó que el condenado una noche, a la salida del boliche, ofreció llevarla a su casa pero en el camino cargó a otro amigo y la llevaron a un descampado donde ambos la violaron.

También testimonió la exmujer del agresor, con quien tiene una hija en común a la que no ve hace años. La mujer aseguró que “su relación con el imputado había sido terrible, principalmente muy violenta, de todas las formas posibles (físicamente, psicológicamente)”. Graficó: “Me ha matado a piñas” y aseguró que tras quedar embarazada “tuvo suerte de no matarla”, situación por la que lo denunció pero “salió impune como de tantas otras veces”.

Peritos

Los peritos bioquímicos hallaron rastros genéticos que dieron cuenta de la relación sexual, aunque los informes de médicos forenses no certificaron con precisión si fue con uso de violencia.

Los psicólogos que atendieron a la víctima confirmaron el relato creíble y las consecuencias psicológicas que lo sucedido causaron en la mujer.

La psicóloga forense Adriana del Valle Pirás fue contundente al explicar la pericia que realizó a Bauduco. “Todo el tiempo se puede ver una posición narcisista y egocéntrica de la vida”, señaló. Señaló también que “no habla del otro que tiene un derecho propio. El otro es un instrumento para un fin (...)”. Y agregó: “Quiere que las cosas sean como él lo desea que sean. Cuando las cosas no son como él quiere que sean se enoja y cuando se enoja agrede. Hubo una agresión sutil en la entrevista, eso pone de manifiesto la personalidad (...)”.

Cuando la profesional lo sometió a distintos test, allí surgieron “abundantes indicadores de agresividad”. Y observó que “habla del respeto hacia las mujeres, lo cual no se condice en tener reparos en hacerlas sufrir”.

Con la abrumadora carga probatoria recolectada, los jueces se alejaron del mínimo previsto (6 años) y condenaron a Pedro Bauduco a 7 años de prisión efectiva, por “abuso sexual con acceso carnal”. El condenado, que esperó el juicio en prisión domiciliaria en la casa de su mamá, continuará allí durante 3 meses, según se estableció en una audiencia posterior a la lectura de sentencia, donde la Fiscalía solicitó que fuera enviado a una unidad carcelaria.

 

Temas en esta nota: