Detuvieron a un joven condeando por un siniestro vial fatal

General Pico (Agencia) - Emanuel Oberante fue detenido el pasado lunes por la noche, luego de que quedara firme la condena por el siniestro vial ocurrido en julio de 2015 en el barrio Ranqueles, donde perdió la vida Vanina Sayavedra (31) y causó lesiones a un niño de 4 años que la acompañaba al momento de cruzar la calle. El conductor deberá cumplir 3 años de prisión efectiva.

El Tribunal de Impugnación Penal le había confirmado su responsabilidad en el siniestro, pero le redujo en 1 año la pena impuesta por el Tribunal de Pico. El Superior Tribunal de Justicia luego ratificó la condena en todos sus términos.

Oberante ya había sido notificado días atrás que su condena había quedado firme y debía presentarse en sede policial, pero no lo hizo porque se encontraba fuera de la provincia por razones de salud de un familiar. El pasado lunes por la noche cumplió con la orden y en Comisaría le comunicaron que quedaba detenido. Pasaron seis meses desde el juicio oral y público, hasta el momento en que comenzó a purgar la pena.

El hecho

En el debate oral y público desarrollado los días 8, 9 y 10 de mayo, quedó establecido que el 8 de junio de 2015 Emanuel Alberto Oberante circulaba por la calle 33 de esta ciudad, en sentido oeste-este, al mando de Renault 9, sin habilitación para ello y alcoholizado.

Las pruebas confirmaron que aproximadamente a las 19:10 horas, y luego de trasponer la calle 32 bis a una velocidad de 50 kilómetros por hora, embistió a Vanina Natali Sayavedra cuando caminaba junto a un niño. Como consecuencia de la colisión, Sayavedra sufrió graves lesiones en la cabeza que fueron la causa de su fallecimiento, ocurrido a las 4 de la madrugada del día siguiente.

El juez Rubio remarcó en su fallo que “el choque se produjo por la imprudencia de Oberante, quien no estaba habilitado para conducir automotores, además lo hacía alcoholizado y excediendo la velocidad máxima permitida para trasponer encrucijadas urbanas, lo que le impidió advertir oportunamente la presencia de la víctima, y maniobrar adecuadamente para evitar embestirla”. Y remarcó también el hecho que el conductor escapara del lugar.

Apelaciones

Tras la condena de primera instancia dictada el 17 de mayo su abogada, Dina Deballi, recurrió al Tribunal de Impugnación Penal y logró una reducción del monto de la pena.

El pasado 2 de agosto, el TIP, a través de los jueces Mauricio Piombi y Fernando Rivarola, ratificó la autoría del delito, aunque le redujo la pena de prisión a tres años siempre de cumplimiento efectivo al observar que en el lugar de la colisión no existía la senda peatonal.

Los jueces de dicho tribunal consideraron que “es importante remitirse y observar la grabación que se hizo de la reconstrucción del hecho, observando que una testigo señaló el lugar preciso donde comenzó a cruzar la víctima; la cual lo hizo detrás de un cartel que marcaba los precios de venta al público de los cortes de carne. El mismo se ubica frente a una carnicería y surge del acta de inspección ocular que la luminaria era escasa, lo cual podría hacer que el conductor no observara correctamente a la víctima cuando comenzó a cruzar e imprevistamente se encontrase con un obstáculo que fuera difícil de sortear”.

Ya con otro abogado, Abel Tanus Mafud, Oberante recurrió ante el Superior Tribunal de Justicia para lograr revertir el fallo. Pero el pasado 20 de septiembre el STJ le anuló dicha posibilidad.

La Sala B del STJ, integrada por los ministros Fabricio Losi y Elena Victoria Fresco, declaró inadmisible el recurso de casación interpuesto por la defensa de Emanuel Alberto Oberante, y así confirmó la condena en su contra, a la pena de tres años de prisión de cumplimiento efectivo y ocho años de inhabilitación especial para conducir vehículos automotores, por ser autor del delito de homicidio culposo agravado por haber sido cometido por la conducción imprudente de un vehículo automotor.

Temas en esta nota: