Por hacer una broma, se incrustaron contra un árbol

El siniestro se produjo a primera hora del sábado, en pleno centro de Ingeniero Luiggi. A pesar de las maniobras y la violencia del impacto no hubo heridos graves. Los padres de los “bromistas” se harán cargo del arreglo del vehículo.

Los involucrados son dos muchachos que habrían estado ebrios y sufrieron solo golpes leves cuando el auto en el que se movilizaban impactó contra un árbol. El hecho tuvo lugar en la mañana de ayer, alrededor de las 8:30 horas, sobre la avenida San Martín en la rotonda del monumento al Mundo Trabajador de la localidad de Ingeniero Luiggi.

Fuentes policiales informaron que recibieron un llamado al 101 reportando que un auto de color gris estaba realizando picadas en el centro de Luiggi. Al salir a recorrer la localidad, los uniformados se encontraron con un Peugeot 406, del color indicado en la denuncia, incrustado en un árbol de la avenida San Martín, casi al 100.

Según lo informado por el portal Zonal Noticias, el joven que conducía el Peugeot antes del choque se habría bajado en una panadería del centro dejando el auto en marcha. Mientras él estaba en el local, los otros dos jóvenes que venían en el auto lo tomaron a modo de broma y salieron a gran velocidad. La pesada broma terminó con el vehículo derribando una farola de la rotonda de dicha avenida e impactando contra un árbol de la vereda de la mano contraria.

Los jóvenes que le sacaron el vehículo a su amigo circulaban desde el sector este y cuando doblaron hacia el norte perdieron el control tras subirse arriba del cantero de la rotonda, allí se cruzaron de carril llevando por delante a su paso una luminaria y terminaron finalmente chocando contra un árbol en la vereda de la mano contraria, siempre en la avenida San Martín.

Luego del impacto se abrió el sistema de seguridad de airbag y los dos jóvenes resultaron ilesos. Afortunadamente no hubo terceros afectados, ya que era una hora de pleno movimiento en la localidad.

Según testimonios de vecinos del lugar donde se produjo el siniestro, uno de los jóvenes que chocaron habría huido por el susto pero la Policía dio con él unos momentos más tarde. Los testigos también indicaron que los jóvenes conductores habrían estado en estado de ebriedad.
La Policía local realizó las correspondientes actuaciones de este caso pero, de acuerdo a información suministrada por el portal Zonal Noticias, luego de algunas horas los padres de los dos muchachos llegaron a un acuerdo para pagar los daños ocasionados al vehículo.

Temas en esta nota: