Panfletada por el corte de la ruta nacional 188

Un grupo de vecinos autoconvocados de Rancul llevó a cabo una protesta a la vera de la ruta.

Es para visibilizar la problemática y la falta de respuestas por parte de Nación.

General Pico (Agencia) - Molestos e indignados por la demora de la obra de alteo de la Ruta Nacional N° 188, vecinos de Rancul realizaron ayer por la tarde una manifestación pacífica y una panfleteada en ese lugar. “Queremos que nos escuchen y nos den una solución”, reclamaron y remarcaron que “la ruta es nacional y le corresponde a Nación arreglarla”. Se quejaron porque los desvíos hacen pasar al tránsito por dentro del pueblo, situación que ha provocado varios accidentes.

“Somos un grupo de vecinos autoconvocados que ya en alguna oportunidad se manifestó frente al Municipio, donde el Ejecutivo dio las explicaciones y mostró la documentación y todos los reclamos que se hicieron a Nación. Siguió pasando el tiempo, se comenzó con la obra del alteo, pero con una lentitud que no corresponde a lo que es una emergencia”, recordó Marina Martino, vecina de Rancul que dialogó con El Diario.

“El flujo que tenía la ruta 188 ahora está pasando por dentro del pueblo, por un barrio. Es una ruta clave para la circulación, además de las pérdidas económicas que estamos teniendo. Son trastornos para todo el pueblo, de alguna manera a todos nos ha afectado”, señaló.

Peligro

La mujer sostuvo que los caminos alternativos que creó la comuna, uno para tránsito liviano y otro para el pesado, no funcionan como debiera y eso genera peligro a los vecinos. “Por más que esté la Policía, se meten los camiones, se equivocan de calles y es un peligro. Los ves pasando por el medio del barrio. Es muy cansador, estamos todos con los nervios de punta, ya hubo varios accidentes porque pasan a alta velocidad, por suerte todavía no tenemos víctimas. No tenemos que esperar a que eso pase, queremos que nos escuchen y nos den una solución”, exigió.
Posteriormente, Martino se refirió a la actividad que realizaron en la tarde de ayer, con el fin de hacer visibilizar la problemática y la falta de respuestas. “Entregamos folletería y, por ahí, parecía un corte porque el tránsito se hacía lento mientras explicábamos todo a los automovilistas, por ahí se llegó a hacer una cola de un kilómetro, pero fue todo pacífico. Fuimos solamente vecinos, los funcionarios no se acercaron, solo nos advirtieron que cortar una ruta era un delito, pero igual ya estábamos asesorados por una abogada y no íbamos a cortar”, aclaró.

Lenta

“Esperamos a ver, si al salir esto en los medios, quien tenga que escuchar escuche y arregle rápido la ruta, porque es muy lenta la forma en la que lo están haciendo”, insistió y finalmente anticipó que a partir de ahora con el grupo de autoconvocados “vamos a esperar a que llegue alguna respuesta, esperamos tenerla. La ruta es nacional y le corresponde a Nación arreglarla. Les consultamos a los concejales del PRO y te dan respuestas vanas, no vienen con algo concreto. Como toda obra pública tiene que tener un cartel que diga comienzo, duración y monto, así uno sabe. Acá no la tiene porque aparentemente no está firmado el inicio de obra, la empresa la va haciendo en entretiempos que tiene”.

Temas en esta nota: