Triquinosis: 51 cerdos sacrificados en un campo de Pico

General Pico (Agencia) – A raíz del caso de triquinosis detectado en esta ciudad, y donde existen sospechas aún sobre el fallecimiento de una persona, personal del Senasa cuestionó a los productores de chacinados que no toman los recaudos necesarios, como los análisis de bajo costo en los más de 30 laboratorios que hay en la provincia. Se detectó un foco y se sacrificaron 51 animales.

“Estas cosas pasan por incompetencia, por no saber, no preguntar”, señaló uno de los técnicos y ratificó el trabajo de prevención que realizan los diversos organismos que componen la mesa de Zoonosis, aunque admitió que “no estamos exentos que se escape alguna cuestión”.

El fin de semana concluyó en la Facultad de Ciencia Veterinarias una serie de jornadas de capacitación sobre “inocuidad en agroalimentos”, de la que participaron referentes de distintos estamentos que participan en el cuidado de la salud. Fue la última de una serie de actividades que se realizaron durante todo el mes de septiembre, luego que se detectara el caso de triquinosis en Pico.

El responsable del área Inocuidad del Centro Regional La Pampa-San Luis del Senasa, Alfredo Isequilla, en diálogo con TVCO indicó que la jornada se organizó con la idea de “reforzar conceptos y lograr acciones articuladas”.

Y puntualmente indicó que el objetivo de este tipo de actividades es “mandar un mensaje a la ciudadanía, más en este momento que en Pico hubo caso de triquinosis y hacía desde el año 2009 que no teníamos un caso de triquinosis en humanos. Por eso hay que reforzar las comunicaciones, los controles y trabajar con todas las instituciones. Queremos llevar la tranquilidad a la gente que hay controles, pero hay que seguir aunando criterios y trabajando en equipo de manera multidisciplinaria”.

Intervención

El médico veterinario explicó que tras la detección del caso trabajó “toda la mesa de Zoonosis, donde está Epidemiología, el Colegio Mèdico Veterinario, la Provincia a través de la Dirección de Ganadería y Senasa, que es quien tiene el poder de policía”.

Indicó que dicha tarea “ya se ha terminado, ha quedado en un expediente que lo crea Senasa, se ha hecho un trabajo para resaltar”.

Confirmó que “el foco saltó de un predio donde se mandó analizar un embutido y dio positivo. Como es una enfermedad denunciable, se denuncia inmediatamente y actúa Epidemiología”. Explicó luego que “Senasa lo que hace es identificar todos los animales, despoblar y mandar a todos los animales a faena sanitaria, que es una faena controlada donde se aplica una técnica específica y, en función de eso, la carne se libera si da negativo y si da positivo se la saca de circuito y se decomisa”. En tal sentido, señaló que de ese predio rural fueron extraídos un total de 51 animales.

Dolo

Isequilla indicó que en el expediente que generó Senasa no se recomendó ningún tipo de sanción para el productor rural. Y reafirmó que en estos casos “lo que tenemos bregar es por el asesoramiento y que estas personas trabajen de la mejor forma posible para no enfermar a la gente”.

Consideró luego que “no creo que nadie produzca un alimento y tenga la finalidad de enfermar a alguien, o sea, no creo que haya dolo. Esta enfermedad se da en todos los estamentos de la ciudadanía, acá no hay razón social, no hay ricos y pobres, ni grandes o chicos, esto es una forma de producir alimentos que los producen mal, con desechos, sin controles, con un clima donde hay roedores”.

El profesional recordó que “siempre se brega por la prevención pero, bueno, sí hay que hacer un mea culpa como instituciones, ver dónde estamos parados y hacia dónde vamos”.

Y admitió “obviamente nos duele mucho si hubo un caso de una persona fallecida, porque una vida no tiene precio y nos duele a todos, pero hay que seguir y bregar por la calidad de los controles a lo largo de toda la cadena alimentaria”.

Incompetencia

Isequilla consideró que “estas cosas pasan por incompetencia, por no saber, por no preguntar. Hay mucha gente que elabora chacinados y nosotros hemos hecho mucha publicidad en los medios, dimos muchas capacitaciones donde transmitimos que esta es una enfermedad totalmente prevenible”.

Y recordó “lo único que pedimos es que en la elaboración de chacinados tomen las muestras y las manden analizar. Es una técnica muy sencilla y no es costosa. Se logró con la Dirección de Ganadería la puesta en marcha de 35 laboratorios que aplican esta técnica a lo largo y a lo ancho de la provincia”.

Isequilla observó que “en los radios urbanos, no en Pico sino en todo el país, existen este tipo de producciones que son más alternativas, que no son grandes producciones sino de subsistencia, y que las condiciones de higiene no son las ideales, entonces ahí está el riesgo”.

Y finalmente reiteró que todos los años en invierno, cuando comienzan las carneadas, “nosotros hacemos todos los refuerzos, saliendo hacer charlas con todos los integrantes de la Mesa de Zoonosis, que es mucha la gente que está, pero se ve que a veces no alcanza”.

Temas en esta nota: