La defensa de Sergio Fresco rechazó la elevación a juicio

La defensa del abogado denunciado por su propia hermana por lesiones y amenazas presentó un recurso de apelación contra la decisión del juez de Control Alejandro Gilardenghi. También recusó a uno de los miembros del TIP.

General Pico (Agencia) - El abogado Sergio Fresco, acusado por su hermana de “amenazas y lesiones” en el marco de la disputa de una herencia, trata de zafar del debate oral y público en su contra. Su defensa rechazó la elevación a juicio y recusó al juez integrante del TIP Filinto Rebechi por ser el padre del fiscal que entiende en la causa, Luciano Rebechi. También asegura que la denunciante “se autolesionó”.

Días atrás este medio dio cuenta de la decisión del juez de Control Alejandro Gilardenghi, quien entendió que existían elementos suficientes en el expediente iniciado a fines del año pasado como para llevar el caso a un juicio oral y público. Ayer, el abogado Norberto Paesani, quien ejerce la defensa en forma conjunta con el acusado, adelantó que apelaron la elevación a juicio y también recusaron a uno de los integrantes del TIP.

En diálogo con El Diario, Paesani afirmó que “nosotros, con las pruebas que hay en la instancia preparatoria, entendemos que no se ha cometido ningún tipo de delito, ni lesiones ni amenazas”. Y adelantó que “en consecuencia, y frente a la petición del fiscal de acusarlo por esos dos delitos, nosotros interpusimos un recurso ante el Tribunal de Impugnación Penal, debidamente fundado y donde expresamos todas las circunstancias fácticas y de prueba donde entendemos que no se cometió ningún delito”.

Reveló también que “nosotros recusamos previamente al juez Filinto Rebechi, que es uno de los integrantes del Tribunal de Impugnación Penal, por ser el papá del señor fiscal (Luciano Rebechi). El doctor Filinto Rebechi entendió viable esta petición y quedó recusado”. Y agregó que “el Tribunal se integró por los otros dos doctores y abrieron el recurso, cosa que es importante para la defensa porque no suelen abrirlos en estas etapas, y ahora tenemos diez días hábiles por cada uno de los jueces para que resuelvan esta circunstancia”.

Reclamo económico

El letrado insistió en que “esto más bien se trata de una cuestión civil, donde hay en juego un reclamo económico por una sucesión por el fallecimiento de su papá”.

Paesani señaló que el recurso fue acompañado de “un sinnúmero de pruebas”, muchas de ellas testimonios de personas que en algunos casos fueron “presenciales del momento en que termina la supuesta reyerta y que vieron salir a la hermana (de Fresco) con su abogado patrocinante y estos testigos nunca vieron ninguna lesión. También se aportaron varios testigos de que es al revés, quien agrede es la hermana a la mamá y que se trataba de una cuestión económica”.

El abogado cuestionó que “ella hizo un certificado médico donde el médico alegó supuestas lesiones que no se condecían con los hechos y posteriormente, a los dos días, va y hace otro certificado médico totalmente distinto a los hechos que había alegado”.

Y destacó: “Me voy a permitir una infidencia para esta defensa: esta es una cuestión de autolesiones como para presionar y buscar un arreglo. Y el arreglo económico había llegado con posterioridad a todos estos hechos, entonces no se entiende muy bien el tema de la denuncia”.

Remarcó que ahora su cliente “no quiere un arreglo porque sostiene que no cometió ningún delito y las pruebas en principio demuestran esa circunstancia, por eso vamos a ver qué entienden los jueces del TIP”.

Y justificó la elevación a juicio de Gilardenghi porque “en esta etapa penal procesal no se requiere una semiplena prueba, para el fiscal con indicios vehementes y concordantes alcanzaría para argumentar la elevación del plenario, donde se pueden ofrecer un sinnúmero de pruebas para que los jueces tengan la convicción de una sentencia justa”.

Temas en esta nota: