“El casco urbano no corre ni va a correr peligro”

El intendente de Embajador Martini, Ariel Bogino, se refirió a las obras que hizo el municipio para evitar que la inundación llegue al centro de la localidad. Sobre el alteo en la ruta 35, confirmó que desde Vialidad Nacional le aseguraron que “es inminente el comienzo de la obra”. 

El jefe comunal indicó que “hicimos varios trabajos para que la laguna desagüe, tenemos dos alcantarillados en el sector este y oeste del pueblo con entubados para que en el casco urbano no haya agua”. Agregó que “se hizo una canalización en el sector este de Embajador para poder sacar el agua de la laguna, y en esa canalización sacábamos 3 metros cúbicos por segundo, más el rebalse natural, que nos permitió bajar el nivel de la Chadilauquen unos 50 centímetros en dos meses y medio”. Bogino dialogó con el portal Zonal Noticias y aseguró que “hoy la laguna está bajando alrededor de un centímetro por día, así que con la obra que tenemos hecha en el este de la localidad, el casco urbano no corre ni va a correr peligro”.

Destacó también la obra de canalización en las vías realizada en octubre pasado con la última inundación, “que nos permitió que con 500 milímetros, el agua no llegara al pueblo”, indicó.

Alteo

Bogino contó que la semana pasada se comunicó con el representante del Distrito 21 de Vialidad Nacional, Fabio Fernández, quien “nos dijo que iban a llegar las alcantarillas para el alteo, y llegaron el lunes, nos aseguró que es inminente el inicio de la obra, pero nos prometieron tantas veces que a uno ya tiene miedo de anunciarlo”.

El intendente consideró que “nos liberaríamos de un problema, porque si bien no tenemos responsabilidad sobre la ruta, permanentemente estamos haciendo mantenimiento con tosca y tapando los pozos para que nuestros productores puedan pasar”. Sostuvo que “la única solución que tenemos para la ruta es levantarla” y que el sistema de alcantarillas que se colocará “nos aliviaría porque en caso de llover mucho, al levantar la ruta, permitiría el paso del agua para que pueda entrar a la laguna, que es una exigencia que le planteó el Gobierno Provincial a Vialidad Nacional para evitar que el pueblo tenga algún problema”.

Por último, explicó que “las alcantarillas tienen un pase de agua de 10 metros cúbicos por segundo, nosotros en plena inundación entre la obra de desagües que hicimos en el campo de Toselli, más el rebalse natural de la laguna, salían 11,5 metros cúbicos por segundo, hoy sale menos porque la laguna funciona como un flotante: cuando llueve mucho sube la laguna, pero el zanjeo y el desagüe natural de la laguna hacen que baje”.

Temas en esta nota: