Seis años de prisión por abusar de sus tres hijas

 

General Pico (Agencia) El juez Carlos Pellegrino condenó ayer a un hombre de 58 años por abusar sexualmente de tres hijas biológicas menores a la pena de 6 años de prisión efectiva. En el mismo fallo, el magistrado lo absolvió por “abuso sexual con acceso carnal” en perjuicio de una de las niñas.

La intervención de la psicóloga judicial que entrevistó a las víctimas, que hoy tienen entre 12 y 15 años, fue vital para llegar a la conclusión del juez a la hora de dictar su fallo, mientras que el aporte del médico forense Graciano Masó debilitó la teoría de una violación y obligó al fiscal Luciano Rebechi a no presentar acusación en este caso.

Los dos delitos probados fueron “abuso sexual simple agravado por el vínculo, dos hechos, en concurso real”, y “abuso sexual simple agravado por el vínculo, como delito continuado”.

Una hijastra del acusado fue quien radicó la denuncia, tiempo después de que la familia se fuera de Pico y se radicara en la localidad bonaerense de Cañuelas. Sacó a las niñas de su hogar y radicó la denuncia, para que la Justicia disponga mientras tanto la guarde de las menores con otros familiares. Según quedó demostrado en el juicio, la madre de las víctimas conocía de boca de dos de las niñas lo ocurrido, aunque según declaró en el debate- no dio crédito a los dichos de las víctimas.

Dos testimonios ofrecieron una versión contra la denunciante, a quien sindicaron como autora intelectual de la maniobra para “destruir” al acusado, quien ya había sido denunciado por abuso contra otra hija de un matrimonio anterior, aunque la misma no avanzó porque la denunciante se arrepintió.

Lo que se probó en definitiva fueron tocamientos impúdicos a las tres niñas durante años, mientras vivían en Pico y que continuaron cuando se trasladaron a un campo cercano a la localidad bonaerense de Cañuelas.

Forense

La psicóloga forense Adriana del Valle Piras entrevistó al acusado a quien definió como “muy correcto, muy formal, muy adaptado”. Y recordó que el mismo “conformó pareja con su primer esposa, con la que tuvo 8 hijos, con quienes refirió haber tenido una excelente relación a excepción de N.R. (una de sus hijas), que lo denunció por un presunto abuso sexual, para posteriormente retractarse. Se separó por razones de infidelidad y formó nueva pareja con su actual esposa con la que posee a las tres hijas”.

En el informe la profesional destacó haber observado “indicadores vinculados con la agresividad y con la impulsividad, remarcando incluso que aparecieron algunos mecanismos psicopáticos, es decir el manejo del sentimiento de la culpa, para manipular determinadas situaciones a su favor”.

Durante el debate oral y público desarrollado durante tres jornadas de la semana pasada, el imputado declaró y negó los hechos por los que fue acusado, al tiempo que afirmó que todo fue una mentira de una de sus hijas de la anterior pareja.

Víctimas

La psicóloga forense Mercedes Del Pozo entrevistó a las tres menores en cámara Gesell y coincidió en que los tres relatos fueron “creíbles”. En uno de los casos la menor se mostró que “se sentía muy angustiada y culpable de lo que podría llegar a decir, atento a la expectativa que tenía su familia de la entrevista, sintiéndose a su vez conflictuada porque quería a su padre y con esto podía perjudicarlo, por un lado contó lo que le generó horror y por otro quería salvar a su progenitor”.

En otro de los casos destacó que la víctima “se encontraba más traumatizada por lo que vio, que lo que sufrió”. Y remarcó “un marcado miedo a la figura masculina, lo que la dificultó para iniciarse sexualmente, ejercer con libertad y autonomía su sexualidad. Todos estos indicadores emocionales y conductuales, advirtió, dan cuenta de una posible victimización por abuso sexual”.

En la tercera víctima la profesional halló “varios indicadores de haber sido víctima de un abuso sexual”.
Indicó también que “las tres víctimas en la pericia recibieron mensajes culpalizadores de parte de su familia, que las había amenazado, responsabilizándolas del malestar que causaron”.

Con el aporte de los profesionales que intervinieron y los testimonios de varias personas citadas al debate, el juez Pellegrino finalmente consideró culpable al hombre de 3 casos de “abuso sexual simple agravado”, por lo que lo condenó a 6 años de prisión de efectivo cumplimiento.

Temas en esta nota: