Seis años de cárcel a un joven que abusó de una niña a la que contactó por Whatsapp

Presentada la prueba recogida durante la investigación, la fiscal Ana Laura Ruffini(foto) solicitó la condena y el monto punitivo que finalmente impuso la magistrada. Por su parte, el defensor particular Oscar Ortiz Zamora pidió la absolución de su cliente, pero Loscertales no hizo lugar a su requerimiento.

General Pico (Agencia) – Un joven de 27 años fue condenado ayer a una pena de 6 años de cárcel, luego de que se comprobara en un debate oral que mantuvo una lazo sentimental, que incluyó relaciones sexuales, con una niña de apenas 12 años de edad. Familiares de la menor fueron quienes descubrieron lo ocurrido, luego de que la chica les contara que tenía un novio que la contactó por Whatsapp y les mostrara su perfil de Facebook, donde comprobaron que se trataba de un adulto.

La sentencia fue leída en el medio día de ayer, en una audiencia que se celebró para tal fin en el Palacio de Tribunales de General Pico. La jueza Paola Loscertales consideró que el muchacho de 27 años, oriundo de General Pico, fue “autor material y penalmente responsable del delito de abuso sexual con acceso carnal”, por lo que impuso una pena de 6 años de prisión de efectivo cumplimiento y ordenó su inscripción en el Registro de Abusadores.

El juicio al joven se llevó a cabo días atrás en los Tribunales de la ciudad norteña, donde presentada la prueba recogida durante la investigación la fiscal Ana Laura Ruffini solicitó la condena y el monto punitivo que finalmente impuso la magistrada. Por su parte, el defensor particular Oscar Ortiz Zamora pidió la absolución de su cliente, pero Loscertales no hizo lugar a su requerimiento.

Todo comenzó con la denuncia que el 4 de marzo de este año radicó el papá de la nena en la Comisaría Segunda. Informó días antes su pareja le contó que mandó a la niña a un comprar algunos insumos a un supermercado de capitales chinos ubicado cerca de su casa y que esta volvió una hora y media después, con los víveres y con su ropa sucia con tierra. Cuando le preguntó al respecto, la menor solamente se rió.

Un día después la pequeña de 12 años le contó a su madrastra que tenía un novio, que el día anterior se había visto con él y que se habían recostado en el pasto, razón por la cual ensució su ropa. Ante esto el padre indagó a la niña y esta le confesó que mantuvo relaciones sexuales por su propia voluntad, pero que no se había cuidado y tenía miedo de quedar embarazada, y que lo conoció a través de mensajes de Whatsapp, luego de que una conocida en común le pasara su número.

Ante tal situación, el denunciante le pidió a su hija que le mostrara el perfil de Facebook de esta persona. Fue en ese momento que comprobó que el supuesto novio era en realidad un adulto, que inclusive tenía pareja e hijos.

Hecho probado

Para la jueza, con el material probatorio reunido en el legajo, quedó probado que “entre la víctima y el agresor sucedió un escorzo de relación de carácter afectivo o sentimental, conforme lo refiere el mismo acusado quién reconoció que se encontraban, que se habrían besado y que la condujo en su moto hacia el lugar en que ocurrió el hecho e incluso la existencia de una amiga en común ‘M’ que facilitó el encuentro”.

Además, “de las declaraciones prestadas en Cámara Gesell surge evidente que víctima y victimario estuvieron por la tarde en un lugar camino a la laguna y que según refiere ‘P’ tuvieron relaciones”. Los aportes de la víctima fueron coincidentes con los que les contó en un primer momento a sus familiares.

Por otro lado, del análisis del forense Graciano Maso permitió determinar que en los genitales de la menor había rasgos característicos que permitían presumir que mantuvo relaciones sexuales recientes al momento de ser peritada.

Además, la psicóloga Adriana del Valle Piras concluyó que “el relato es espontáneo”, que brindó precisiones con referencias a situaciones que son “difícil que un niño lo aporte si no lo ha vivido”. Informó que “no vio tendencia a la fabulación”.

“Es claro que la niña tenía al momento de los hechos 12 años, no controvertido por la defensa. Su cuerpo y su conducta, reflejaban la edad de la misma y una gran inmadurez que le impedía tener cabal conciencia de la sexualidad y sus implicancias, lo que da por tierra el recurso defensista intentado pretendiendo instalar la idea de que la víctima tenía madurez en el lenguaje y cierta experiencia en el campo de la sexualidad”, consideró la jueza y remarcó que “el consentimiento de la menor surge irrelevante, lo que se pretende es brindar protección legal frente a abusos sexuales a menores, que el legislador consideró no tienen madurez necesaria para comprender su conducta”.

“Tengo por acreditado que sin poder precisar una fecha exacta, A.R.D.L.G. abusó sexualmente de la menor P.M.D.O., de doce años de edad. La acción concreta es haberle introducido el pene vía vaginal en el cuerpo de la menor. El hecho ocurrió en un camino vecinal de esta ciudad a que el encartado condujo a la menor en su motocicleta”, concluyó.

Temas en esta nota: