Correo del lector: A un año de la represión a los maestros

El 9 de abril de 2017 se instalaba frente al Congreso de la Nación la Escuela Itinerante con la finalidad de difundir y concientizar a la comunidad educativa del país sobre las problemática que sufría la Educación Pública y sobre las condiciones laborales y salariales de lxs Trabajadores de la Educación.

La primera respuesta que lxs Docentes recibimos del Estado Nacional fue una fuerte represión donde compañerxs que se manifestaban en forma pacífica fueron golpeados y encarcelados por la policía.

Desde CTERA UTELPa siempre apostamos al diálogo y al consenso. Como Docentes entendemos que el camino de la mediación es por donde debemos transitar y nos posibilita destrabar conflictos y encontrar posibles soluciones.

Repudiamos todo hecho de agresión hacia los otrxs. En la escuela trabajamos en contra de cualquier manifestación violenta. Sostenemos que desde aquí no se puede avanzar, todo lo contrario, la violencia trae más violencia y un verdadero retroceso en las construcciones colectivas.

Algunos de los ejes que motivaron la instalación de la Escuela Itinerante fueron:

* Paritaria nacional.
* Ley de Financiamiento Educativo.
* Salario docente.
* Programas socioeducativos.

¿Por qué insistimos con una nueva Ley de Financiamiento Educativo?

Hablamos de una ley de financiamiento integral que profundice la reparación de las desigualdades distributivas entre las provincias. Existen hoy provincias cuya inversión por alumno es inferior a la media, destinando porcentajes muy menores por alumno, generando desigualdades territoriales injustas.

El porcentaje de PIB destinado a la inversión educativa debió llegar gradualmente en 2016 al 10%, si se incluía a las universidades. Cifra que no aumentó, sino que disminuyó producto de la inflación y el recorte de fondos para todo el sistema.

Debió definirse un fondo nacional de financiamiento educativo compuesto por una canasta de recursos nacionales y provinciales, pero en el cual se incrementara el porcentaje que aporta el Estado Nacional. Por otra parte, quedó pendiente la definición de criterios objetivos de distribución a partir de distintas variables: cantidad de alumnos y de escuelas, déficit de cobertura, escuelas rurales, etc. La ley debería contener instrumentos de monitoreo y contralor de la distribución de los recursos con participación de los sindicatos docentes nacionales y otras organizaciones de la sociedad civil.

Estos puntos solo son posibles de trabajar y lograr en el marco de una PARITARIA NACIONAL DOCENTE y con una nueva LEY DE FINANCIAMIENTO EDUCATIVO.

A un año del conflicto seguimos sin avanzar, y a un mes de iniciado el Ciclo Lectivo 2018, las provincias más grandes del país siguen sin cerrar la pauta salarial, poseen la mayor cantidad de docentes y alumnos, como Bs. As., C.A.B.A, Neuquén, Sta. Fe, entre otras. Hay cierres de pautas por decreto, techo salarial y sueldos miserables por debajo de los índices de pobreza.

Estamos frente a un Estado que ajusta las políticas públicas y educativas, se desentiende de su ROL DE GARANTE DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA; reprime las manifestaciones sociales, deroga la paritaria por decreto, y nos demuestra día a día que para ellxs la Educación es un gasto y no una inversión que construye ciudadanía y asegura Derechos.
Ante este contexto estamos en Plan de lucha y vamos camino a una Nueva Marcha Federal Educativa.

Secretariado Provincial
de UTELPa

Temas en esta nota: