Entre Pocillos: Se les escapó la tortuga

8a

 

Beto Desuque: - Buenas, buenas, bueeeenasss... ¿qué tal, qué tal, qué tal? ¿Cómo anda la cosa por acá, qué se cuenta, qué dicen todos y todas? ¡Salud a la barra!
Mesero: - Hooooola, Betito querido y del alma... ¿cómo estás? ¡No sabés la ansiedad que tenía! Estaba esperando a que llegaras de una vez.

Beto Desuque: - Bueno, bueno, bueeeno... tranquilo, sin tanta ansiedad, que paciencia es sabiduría. ¿A qué se debe semejante deseo de tenerme por acá?
Mesero: - Y... querido, semana postelectoral, estoy esperando tus lecturas, tu sabiduría puesta al servicio del relato y el análisis.

Beto Desuque: - Si sabés que no me gustan mucho esas cosas... con el diario del lunes, cualquiera es analista.
Mesero: - Ah, bué. ¿Me parece a mí o estás un poco agrandado?

Beto Desuque: - Vos callate que, como Pasman, también la tenés adentro... ¡jajajaja!
Mesero: - ¡Jajajaja! Sos desgraciado, Beto... esa ha sido la frase de la semana, eh... ¡cómo picaron algunos PRO!

Beto Desuque: - Algunos y algunas, no discriminés. Je. Pero sí. En realidad ni siquiera fue la frase: el twitter que mandaron los muchachos peronistas en realidad se limitaba a la sigla: LTA.
Mesero: - Bueno, pero todo el mundo sabe lo que quiere decir...

Beto Desuque: - Desde ya. Por eso saltó Josefina Díaz. Todo un poco exagerado, ¿no te parece?
Mesero: - Si vos lo decís...

Beto Desuque: - Yo simplemente me pongo a pensar en lo que hacen o tienen que hacer los diputados... y si están distraídos con estas cosas, no sé... me da la sensación de que no se ocupan de asuntos más importantes. Pero bueno...
Mesero: - Además habría que tener “empatía”, como dicen ahora... digo, los muchachos del PJ estarían un poco eufóricos...

Beto Desuque: - Claaaro... ¡y es un twitter! No una cuestión de Estado. Se sacaron la fotito el Pali Bensusán, Diego Álvarez y Toni Curciarello y la mandaron a la red social...
Mesero: - Igual la elección quedó clara. ¿O no?

Beto Desuque: - Ponele. No he escuchado que el PRO termine de admitir la derrota. Pero me parece que más allá de los dimes y diretes las urnas no se manchan.
Mesero: - Je. Te maradoniste, vos también...

Beto Desuque: - Ponele. ¡Qué remontada se mandó el peronismo, eh!
Mesero: - ¿Viste? No había muchos que la imaginaran, me parece... el que jugó alguna puesta en su favor pudo juntar de lo lindo.

Beto Desuque: - Sobre todo porque Cambiemos, me parece, ya la daba por ganada. Digo... en las últimas semanas de campaña chicaneaban antes de que estuviera el resultado puesto.
Mesero: - ¿Vos decís que se comieron el guiso antes de cazar la liebre?

Beto Desuque: - O que se les escapó la tortuga, diría el Diego... Je.
Mesero: - Pero no le digás así a Rauschenberger...

Beto Desuque: - No, no, claro... es broma... ¡aparte después de los 76 votos de diferencia qué le importa lo que le pueda decir yo! No es que lo trato de tortuga, pero sí que a los Cambiemos se les escapó de las manos algo que en la previa ya estaban festejando.
Mesero: - ¿Vos decís?

Beto Desuque: - Desde ya. Y eso también les pasa por creerles demasiado a los medios nacionales, también. Todos los canales decían que en La Pampa ganaba Cambiemos.
Mesero: - ¿Fue data incorrecta?

Beto Desuque: - Para seguir maradoniando, fue info más falsa que dólar celeste.
Mesero: - Ja. De todos modos en el PRO están felices. Digo, sacaron muchos votos, Maquieyra fue reelecto...

Beto Desuque: - Sí, más vale. Acá los que de veras quedaron mordiendo el polvo son los radicales. Se quedaron sin una banca. Y a Gloria Cazanave, la candidata, le cortaron las piernas, hubiera dicho El Diego.
Mesero: - ¿Y ahora cómo seguirá la mano? ¿Vos decís que Verna y Macri van a seguir de punta o habrá reconciliación?

Beto Desuque: - Yo me veo venir otro matrimonio por conveniencia. No es por abusar del maradonismo, pero Macri y Verna son como el Guille Cóppola en algún sentido...
Mesero: - ¿Cuál?

Beto Desuque: - Ponele que fuman abajo del agua. Je. Así que cualquier cosa es posible.
Mesero: - Lo que seguro no entregan así nomás son los recursos, ¿no?

Beto Desuque: - Y no. Sin plata no se puede, dirán. Y cada discusión será eterna. Me los imagino a Rogelio Frigerio y a Franco peleando por cada centavo.
Mesero: - ¿Y qué hubiera dicho Maradó de algo así?

Beto Desuque: - Y... que hay que tener cuidado con los que le toman la leche al gato. Je. Y no lo digo por Macri, eh, que quede claro...
Mesero: - La cosa es que los peronistas terminaron festejando en una semana que se imaginaban cuesta arriba...

Beto Desuque: - Ponele. Pero ya mismo están viendo que la van a tener dura para 2019, eh... ojo, que no se vayan a creer que la remontan como si nada porque no es así.
Mesero: - Esta vez el Barba salió a poner el cuerpo como nunca, ¿no?

Beto Desuque: - ¡Puf! Se jugó entero en la campaña. Estuvo en todos lados. Y bueno, ahora está cosechando lo sembrado: no hay ni un dirigente, sea del partido que sea, que no le reconozca su influencia en el triunfo. Casi que es el Maradona de la victoria.
Mesero: - ¿Será para tanto?

Beto Desuque: - Y ponele. Seguro que esos 76 votos son como la mano de Dios...

(El popularísimo vecino santarroseño, dialogando en la mañana de ayer con su mozo predilecto, en el céntrico bar-restaurante por el que pasa casi todos los días, para tomarse algo y hablar un poco de política, fútbol y otras yerbas)