El Gobierno salió al cruce de la marcha

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, sostuvo hoy que en los discursos de la marcha que encabezó Hugo Moyano en la 9 de Julio no escuchó "ninguna propuesta para el país" y señaló que vio "argentinos defendiendo privilegios".

"No escuché ninguna propuesta para el país", planteó el funcionario al ser consultado sobre su impresión de la movilización del sindicalismo opositor, y en declaraciones al canal TN agregó: "No queremos condicionamientos".
A su vez, Triaca señaló que vio "intencionalidad política" en los dirigentes que participaron de la marcha y, sin mencionarlos, hizo hincapié en los referentes del kirchnerismo que se movilizaron.
"Hay dirigentes que estuvieron en los alrededores del palco y que tuvieron la posibilidad de resolver cosas y no lo han hecho", enfatizó.
Previo a la marcha, el ministro de Trabajo sostuvo que la misma no tenía "un sentido muy claro" porque "parte de las consignas tienen que ver con los problemas del empleo" y, según dijo, "hace 16 meses viene generándose un crecimiento" en este sector.
"Cuando uno mira que el resto de la dirigencia gremial, social y demás, siente que esas consignas no son las que los representan y más bien tienen que ver con cuestiones personales, vemos que es una movilización que tiene más un tinte político, un tinte de cuestiones personales, que de la cuestión social o la cuestión laboral", evaluó.
Para Triaca, los reclamos que plantearon los manifestantes "no son cuestiones que hoy están con una agenda de debate" e insistió en que el Gobierno "tiene siempre la predisposición del diálogo".
Otros integrantes del gabinete nacional también cuestionaron la movilización convocada por Camioneros contra el Gobierno y consideraron que "hay una señal clara de presionar a la Justicia" por las causas abiertas que tiene el líder de ese gremio, Hugo Moyano.
El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, aseguró que el Ejecutivo "no persigue" a Moyano "ni a nadie", y dijo que eso es "un cambio respecto de lo que sucedía" en la gestión anterior.
"Nosotros no le marcamos los tiempos a la Justicia. Hay un cambio cultural por el cual todos tenemos que rendir cuentas ante la ley, desde el presidente hasta cualquier ciudadano incluido Moyano", sostuvo Frigerio.
En declaraciones a la prensa, el funcionario opinó que "la sociedad no quiere marchas ni paros" y "necesita que a este Gobierno le vaya bien para que le vaya bien a la Argentina".
"A nuestro juicio hay una señal clara de presionar a la Justicia. En este contexto es difícil sentarse a trabajar para tratar de mejorar la situación de los trabajadores como hacemos con el resto de la dirigencia sindical que no apoya esta movilización y el paro", agregó Frigerio.
Su par de Transporte, Guillermo Dietrich, señaló que con la movilización se intentó "imponer una expresión de fuerza que es inconsistente con lo que vive el país".
"Hay una marcha y un trastorno para mucha gente. Por otro lado, la imagen que generamos al exterior. Si te preguntan por qué es la marcha, todos dirán cosas diferentes y lo más grave es que la expresión de fuerza que se quiere imponer es inconsistente con lo que vive el país, un país que crece, genera trabajo, empieza las obras y las termina", resaltó.
En declaraciones a radio La Red, el funcionario nacional precisó que "paradójicamente" uno de los sectores que más beneficios le está reportando el crecimiento de la actividad económica es el de transporte de carga, donde la mayor parte recae en el rubro camionero.
"Esta es una Argentina en la que, aún con los disensos, la construimos entre todos juntos. No la del patoterismo, la prepotencia, que en la que en 2015 mayoritariamente los argentinos dijeron que ya no la quieren más", agregó Dietrich.

Temas en esta nota: