Caso Gilligan: en Cambiemos ya piden renuncia

"Diaz Gilligan, funcionario, debería pedir su separación del cargo, ir a la Justicia y aclarar su proceder. No es condena, la "vara"sobre la transparencia está puesta muy alta por parte de Cambiemos. No hay que incomodar al Gobierno,sino ayudarlo", tuiteó anoche Mario Negri acerca del funcionario que no declaró dólares depositados en el exterior.

El titular del interbloque Cambiemos, sumó así presión al Gobierno que por ahora justifica al subsecretario general de la Presidencia, Valentín Díaz Gilligan, quien aguó la fiesta del retiro espiritual del gabinete macrista, al salir publicado el mismo día, en el diario el País de España, que contaba con u$s1.2 millón en un banco de Andorra, por supuesto no declarados. El funcionario, inclusive, naturalizó que había hecho el depósito pero que el dinero era de un amigo, el empresario uruguayo Francisco "Paco" Casal que estaba inhibido, es decir que ofició de testaferro.

Hoy, como sea, Gilligan, debe dar explicaciones formales ante la oficina Anticorrupción que conduce Laura Alonso, mientras que, desde Cambiemos, además de Negri salió también Paula Oliveto Lago, una "lilita" pura, también por Twitter a decir que "el lugar donde se deben presentar los funcionarios a rendir cuentas es en la Justicia".

El Gobierno apuntó que no se trataba de fondos públicos, a modo de justificación, pero, Marcos Peña igualmente pidió esperar a que hoy Gilligan brinde las explicaciones del caso.

El jefe de Gabinete, para defender al funcionario dijo ayer, ante las radios, que "acá estamos dando una discusión sobre el patrimonio antes de entrar al Gobierno, es un caso previo a la función pública" y que "hay una Oficina Anticorrupción que investiga a los funcionarios, algo que no ocurría en los gobiernos anteriores". Con respecto a otros casos que sobresaltaron al Gobierno, Peña minimizó sosteniendo que "estamos hablando de dos o tres casos sobre miles de funcionarios" y que "se están presentando más declaraciones juradas" y que en ese trámite en el Oficina anticorrupción "incluso se han reducido sueldos como multas por demoras en presentar" esas declaraciones.

Según Peña cuando haya algún miembro del Ejecutivo "denunciado y que pueda tener un fundamento que afecte a su función" se lo puede apartar, pero "no estemos hablando de eso", aclaró y dijo que "a priori" confían en él, pero "tenemos que dejar trabajar a la Oficina Anticorrupción y a la justicia, no creemos que en estos caso tenga que ver con la función actual, pero no tendremos problemas si fuera en el caso de la función actual poder hacer un apartamiento temporario".

El diario español publicó que el subsecretario general de Presidencia " ocultó 1,2 millones de dólares (980.000 euros) en Andorra" donde hasta el pasado año regía el secreto bancario. El dinero estuvo en una cuenta en la Banca Privada d'Andorra (BPA) a nombre de una sociedad. Dijo que Díaz Gilligan, figuró banco como representante de la empresa y accionista. En documentos confidenciales de la BPA se menciona la relación del funcionario con la firma Line Action Ltd, que figura como titular de una cuenta en el banco andorrano y se dedica a la venta de jugadores de fútbol. La cuenta se abrió en 2012, cuando Gilligan era asesor del Gobierno porteño y mantuvo su actividad, al menos, hasta diciembre de 2014, cuando se desempeñaba, desde hacía un año, como director general de Promoción Turística. La cuenta estuvo a nombre de Line Action y asegura El País que 100% pertenecía a la mercantil panameña Nashville North Inc.

"Como consecuencia del nombramiento del accionista como director general de Turismo de Argentina, este decide dejar la actividad comercial que desarrollaba a través de Line Action y vende la sociedad el 3 de noviembre de 2014", explica el documento confidencial. Gilligan vendió Line Action el 3 de noviembre de 2014 y según el medio español "abandonó entonces su puesto de director de la mercantil, pero volvió a ocupar el mismo cargo horas después".

Temas en esta nota: